Moto del día: Scott Flying Squirrel

Moto del día: Scott Flying Squirrel

Estableció la fórmula del éxito de las motos del futuro, en los años 20


Tiempo de lectura: 4 min.

La Scott Flying Squirrel sorprendió en el mundo de las motocicletas cuando se convirtió no solo en la máquina más pequeña en ingresar en el Tourist Trophy (TT) de la Isla de Man, sino también en ser la primera con un motor de dos tiempos en ganar el evento, con un promedio de 78,4 km/h y una velocidad máxima de 172 km/h en la bajada a Hillberry. Sus bases establecieron los conceptos que primarían en las motos futuras.

Pensemos en la refrigeración líquida. A comienzos de los 80, era lo más, y la referencia la encontrábamos en la amada Yamaha RD 350. Pero esto no era algo novedoso, ya que el fundador de compañía inglesa, Alfred Angus Scott, patentó un motor bicilíndrico en paralelo de dos tiempos en 1904, y un chasis para usarlo en 1908, cuando apareció su primera moto. Empleaba un bloque de 450 cm3 y era el primero en contar con refrigeración líquida.

Más tarde llegarían otras innovaciones como una transmisión de dos velocidades y el arranque a patada. Y es que fue Scott quien inventó y/o patentó el pedal de arranque, la suspensión monoshock, las válvulas de entrada rotativas, la alimentación por goteo, soportes centrales, y quizás lo más importante, sus diseños patentados de propulsores de dos tiempos que han formado la base de los motores modernos de esta configuración, una especie casi extinguida.

Scott Flying Squirrel (13)

Fotografía: cortesía de Bonhams

La Scott Flying Squirrel es, casi seguramente, la motocicleta más famosa fabricada por la venerada marca británica

La Scott Flying Squirrel llegaría en 1926. El chasis de doble cuna estaba conformado por un marco ligero y una horquilla telescópica. El motor se colocó en la posición más baja para conseguir un centro de gravedad bajo, y el propio bloque se usó como un elemento autoportante en la estructura. Es la hoja de especificaciones de las motos de Grand Prix de 500 cm3 que alcanzarían su Nirvana en la década de los 70 y lo mantendrían hasta bien entrados los años 90.

Scott ingresó en el TT de la Isla de Man de 1910 a 1914, y establecieron varios récords además de ganar en 1912 y 1913. Estas máquinas usaron válvulas rotativas para controlar la inyección, algo que las generaciones posteriores durante los años 60 y 70 llevaron a creer que era lo último, aunque estos eran disco en lugar de rotativos. Otra semejanza la vemos, por ejemplo, en el radiador: está escondido en la parte delantera, debajo de la punta del depósito de combustible.

Scott Flying Squirrel (9)

Con un peso de 148 kilos, la Scott Flying Squirrel podía superar los 120 km/h de velocidad máxima con un consumo medio aproximado de entre 5 y 6 l/100 km

A elección del cliente, se podía optar tanto por un motor de 498 como de 596 cm3. La primera Scott Flying Squirrel pesaba apenas 109 kilos, aunque esta se diseñó entorno a un chasis de cuna simple. En 1927, recibió un marco triangulado más pesado, un embrague de platos múltiples y nuevos engranajes para la caja de cambios. Todo el ello ayudó a elevar el peso de la moto hasta los 148 kg. Y así permanecería (con pequeños refinamientos a lo largo de los años) hasta 1950.

Entre 1935 y 1938, la fábrica de Shipley en Yorkshire diseñó el motor Aero refrigerado por aire B2592, basado en la unidad empleada en la Scott Flying Squirrel. Una versión de 26 CV también fue desarrollada específicamente para impulsar el pequeño y ligero avión Flying Flea a comienzos de los años. En 1951, los derechos fueron adquiridos por Aerco Company, con sede en Birmingham, y en 1956 produjeron lo que se conoce como las “Birmingham Scotts”.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Scott Flying Squirrel con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea