Moto del día: Yamaha RD 125 LC YPVS

Moto del día: Yamaha RD 125 LC YPVS

Última versión de la incombustible motocicleta nipona


Tiempo de lectura: 5 min.

Si a mediados de los 80 eras un adolescente con más de 16 años en nuestro país, quizás pudiste disfrutar de una de las deportivas del octavo de litro del momento. Nos referimos a nuestra protagonista de hoy, la Yamaha RD 125 LC YPVS, la última versión de este carismático modelo, que en países europeos como Reino Unido o Alemania llevaba siendo un referente en la categoría desde principios de los 70.

Pero para llegar a esta última versión LC, que nace en 1981, Yamaha había pasado por varias generaciones de la RD, que en los inicios del modelo iban equipadas con un motor bicilindrico y refrigerado por aire, evidentemente menos efectivas que la LC YPVS, ya que para esta última versión la marca nipona cambió el rumbo de su incombustible RD 125.

No es hasta 1985 cuando finalmente Yamaha decide sacar el máximo partido a su modelo de 125 cc en los países que no sufrían normativas de restricción de potencia, con la incorporación de  una válvula de escape denominada YPVS -de Yamaha Power Valve System-, pasando de los 17 CV de potencia de la LC a secas hasta los 23 CV a 10.000 RPM en esta última y mejorada de la RD 125, consiguiendo unas prestaciones cercanas a los 140 km/h de velocidad punta.

La Yamaha RD 125 LC YPVS llegaba justo antes de la presentación oficial en nuestro país de la que sería su sustituta, la Yamaha TZR 125

Para ello los ingenieros nipones mantuvieron el monocilíndrico de dos tiempos refrigerado por agua de 123 cc, con alimentación por medio de un carburador Mikuni de 26 mm, engrase separado y un cambio de seis relaciones. A este le incorporaron un nuevo sistema de válvula de escape y admisión por láminas, consiguiendo que las prestaciones de aquella pequeña deportiva mejoraran sustancialmente respecto a su antecesora, la RD 125 LC.

En cuanto a la parte ciclo, esta RD 125 LC YPVS, usaba el mismo chasis que su hermana menor de 80 cc que también se comercializaba en nuestro país, aunque hubo que realizar una serie de mejoras respecto a esta en cuanto a suspensiones y frenado, por el aumento de potencia, donde la 125 casi doblaba en este apartado a la pequeña de la familia.

En su frontal se equipó con una horquilla telescópica oleoneumática con 140 mm de recorrido y barras de 33 mm, en la 80 eran de 30 mm. Por su parte, en el tren posterior un monoamortiguador Kayaba con sistema cantilever era el encargado de la suspensión en esa zona, logrando una buena relación entre comodidad y rigidez, con 55 mm de recorrido.

Yamaha RD 125 LC YPVS 3

Los ingenieros de Yamaha aprovecharon diferentes componentes de la parte ciclo de su hermana menor, la RD 80, aunque evidentemente hubo que reforzar otros apartados para gestionar el incremento de potencia

La frenada era otro de los puntos donde Yamaha debía mejorar la RD 125 LC YPVS respecto a las versiones inferiores, y empleó para ello un disco de 245 mm con pinza de doble pistón en la rueda delantera y un tambor de 130 mm en la zaga, siendo suficiente para detener con eficacia los 112 kilogramos que declaraba en orden de marcha -98 kg en seco- esta deportiva de 123 cc.

Otra de las novedades que llegarían con la saga LC en sus últimas versiones a partir de 1983 era el empleo de llanta de 16 pulgadas en su frontal, algo que les hacía tener un comportamiento delicado en conducción a fondo, dando sensación de flotabilidad en el tren delantero, a lo que debíamos de adaptarnos si queríamos sacar el máximo partido a la deportiva nipona.

Con unas cotas totales de 1.990 mm de longitud, 695 mm de anchura máxima y 1.275 mm de distancia entre ejes, esta RD 125 quedaba dentro de la media en el competido segmento en el que estaba encasillada, siendo la altura desde la base del sillón al suelo de 695 mm, consiguiendo un centro de gravedad bastante bajo para el tipo de moto que era.

Yamaha RD 125 LC YPVS 4

La última versión de la RD 125 venía con nuevas mejoras técnicas entre las que destacaba un nuevo sistema de válvula de escape denominado YPVS, que significa Sistema de Válvula de Potencia Yamaha

También cabe destacar el equipamiento con el que venía aquella última versión de la veterana nipona, donde encontrábamos un caballete central, además de pata lateral, asidero para el pasajero, asiento desmontable, así como un completo cuadro de instrumentos con velocímetro, cuentavueltas, indicador de temperatura y testigos luminosos de punto muerto, aceite, intermitencia y luz larga, el mismo que después heredaría las Yamaha TZR 80 y 125 Deltabox.

En esta versión contaba además con un nuevo carenado frontal tipo cupulino y una quilla del mismo material que cubría la parte bajo del propulsor y donde quedaba rotulada el nombre de la marca, elementos que le conferían una imagen más compacta y deportiva.

El problema, y como todo en esta vida, es que aquella rápida 125 tenía una tarifa de salida bastante alta, fruto de las políticas internas de mercado en nuestro país, y evidentemente por lo que era capaz de dar respecto a la competencia del momento, situándose su precio final en 390.000 de las antiguas pesetas, matriculación aparte, algo al alcance de unos pocos afortunados del momento.

Aquella Yamaha RD 125 LC YPVS pasó por nuestro país de una forma fugaz, ya que pronto fue relegada por la novísima TZR 125, manteniendo está el propulsor, aunque mejorado para la ocasión con algunos retoques mecánicos. En la actualidad no es un modelo que sea muy común en España, ya que la RD 80 le quitó parte de las ventas por ser más económica y estéticamente muy similar, aun así las que podemos encontrar a la venta rondan en precios en torno a los 1.000-1.500 euros, dependiendo de su estado y versión.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Yamaha RD 125 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.