Menu

Norton Dominator Street: la cafe racer más exclusiva

Sólo se fabricarán 50 unidades a un precio aproximado de 24.000 euros

Norton Dominator Street: la cafe racer más exclusiva

Tras varios años en el limbo, rozando la desaparición, Norton parece haber rejuvenecido plenamente. Ha mantenido una gama de motos clásicas para los más acérrimos pero tiene una deportiva, el proyecto de una Superlight o un motor desarrollado para una nueva gama de motos que se venderán en Asia y en Europa. Además de algunas colaboraciones esporádicas con motos de edición limitada. Y en esta línea se mueve la última creación, la Norton Dominator Street de la que sólo se fabricarán 50 unidades para todo el mundo aunque seguramente volarán antes de llegar a intentar cruzar el Eurotúnel.

Fue allá en 2008 cuando Stuart Garner se propuso recuperar la marca y seguir fabricando las motos británicas en un lugar tan propicio como las cercanías del Circuito de Donington Park. Han pasado más de una década y lo que parecía un proyecto de locos (estábamos en medio de una crisis global) se ha mantenido a flote.

La nueva Norton Dominator Street utiliza como base el mismo motor que anima a todas las Dominator: el bicilíndrico paralelo con refrigeración de aire y fabricado a mano de 961 cc y 80 CV. Este motor cuenta con la particularidad de que en Gran Bretaña se homologa de forma individual con la motocicleta y, por lo tanto, no tiene que pasar las emisiones Euro 4 como el resto de motos fabricadas en serie.

norton dominator street LE 04

Sobre él se instala un tanque de combustible hecho también a mano y pulido además de una decoración especial en la que destaca la Union Jack en el colín. El propietario puede elegir sin montar suspensiones Öhlins estándar o, por el contrario, amortiguador y horquilla completamente regulables (con el consiguiente sobrecoste).

La cúpula frontal así como ambos guardabarros y las tapas laterales que esconden los cuerpos de inyección están fabricadas en fibra de carbono que ahorra peso y luce mucho más espectacular.

El precio base para cada una de las 50 unidades numeradas de la Norton Dominator Street que se pondrán a la venta es de 21.950 libras, lo que supone un desembolso de algo más de 24.200 euros al cambio. Previa a su compra hay que dejar una fianza de 2.000 libras.

COMPARTE
Sobre mí

ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.