Como quitar y conservar las pegatinas de tu moto

Como quitar y conservar las pegatinas de tu moto

Un método sencillo para deshacerte de un adhesivo sin dejar rastro ni dañar la pintura


Tiempo de lectura: 3 min.

Puede que queramos darle un nuevo look, o que se nos haya estropeado una de ellas. Puede que ya no seamos tan fan de ese piloto, o que el grupo de música que te encantaba se haya separado y no quieras saber más de ellos. O simplemente porque al comprar la moto, esa pegatina que te recuerda que leas el manual (importante), que te pongas el casco, que conduzcas con precaución y mil advertencias más de seguridad, afean el conjunto. Por eso te contamos cómo quitar las pegatinas de una moto, pero además, si alguna la quieres conservar, también te decimos cómo hacerlo.

Realmente no lo decimos nosotros sino el YouTuber Arrick Maurice, que en uno de sus últimos vídeos nos cuenta cómo hacer para que no queden ningún rastro de esa pegatina que queremos quitar. Pero además, si uno de los adhesivos retirados lo queremos volver a usar más adelante (imagina que el grupo se vuelve a juntar), qué es lo que tenemos que hacer. En algunos casos, y dejando a un lado las bromas, sería interesante por ejemplo para dárselas a un futuro propietario si decidimos vender la monto algún día.

Arrick nos cuenta que para ello solo necesitamos tres herramientas básicas: un paño, WD40 y un secador de pelo. Es probable que caigas en la tentación de usar una pistola de aire caliente, pero el problema es que tienes que ser muy fino. Su elevada potencia hace que en algunos casos, si te descuidas, puedas llegar a dañar la pintura o incluso derretir la superficie plástica sobre la que se encuentra el adhesivo. Un secador proyecta el aire a menor temperatura (sobre todo si lo pones a una potencia baja), y puedes ir controlando mejor la temperatura con la mano.

Con el secador de pelo, comienzas a darle calor a una esquina de la pegatina. Tras unos minutos, comprobarás con el dedo que ya la puedes empezar a levantar. Continua calentando el resto de la pegatina mientras vas despegando cuidadosamente. Es imprescindible tener paciencia para no romper la pegatina, despegando mientras avanzas poco a poco dando calor. Con suerte, se habrá despegado completa e intacta. Ahora es el momento de rociar WD40 sobre un paño, y pasarlo por encima para retirar los restos de adhesivo.

Vale. Si la pegatina ya no la quieres, la puedes tirar. Pero si la quieres conservar, entonces es el momento de la segunda parte del tutorial. Como la pegatina ya no hace honor a su nombre (ya no pega), el truco consiste en pegarla sobre una cita de doble cara. Despegas una de las caras para poner la pegatina, y dejas la otra a la espera de encontrar una nueva ubicación, o volver a dejarla en su sitio.

Fácil y sencillo.

Foto: Honda Rebel Forum

COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Jiménez