Triumph Street Scrambler 2021: mayor refinamiento para la scrambler de acceso

Triumph Street Scrambler 2021: mayor refinamiento para la scrambler de acceso

Se lanza junto a una edición limitada a 775 unidades y conocida como la Triumph Street Scrambler Sandstorm


Tiempo de lectura: 5 min.

La familia Street de Triumph está formada por los modelos de acceso del fabricante británico. Hay una vertiente que recuerda a las cafe racer, y otra que bebe de las fuentes de las scrambler. En ambos casos, son parte de la herencia de la marca. Lanzadas en 2017 y renovadas en 2019, la Triumph Street Scrambler 2021 se renueva y además incorpora una nueva hermana, lanzada en edición limitada, y conocida como Triumph Street Scrambler Sandstorm.

No se trata de una renovación en profundidad, pero sí una puesta al día aprovechando que han tenido que adaptar el motor a la nueva Euro 5. Este sigue siendo compartido con la Boneville de 900 cc, por lo que no se trata de un motor pequeño a pesar de que se puede limitar para el carné A2.

Se trata de un bicilíndrico en línea, con calado del cigüeñal a 270º (que lo asemeja al funcionamiento de un motor en V), ocho válvulas, distribución SOHC y unas cotas internas de 84,6×80 mm. Desarrolla una potencia máxima de 65 CV a 7.250 RPM, la misma que el modelo saliente.

Triumph Street Scrambler 2021 016

Pero lo que más sorprende es un par motor, y lo lleno que se nota el motor a bajo régimen. Son 80 Nm a solamente 3.250 vueltas. De hecho la versión limitada a 48 CV, casi no pierde ni un ápice del empuje, e incluso lo entrega más abajo: 78,5 Nm a 3.200 RPM.

No es un motor para nada gastón, pues el fabricante anuncia un consumo de 4,3 l/100. Esto quiere decir que, con su depósito de 12 litros, sería suficiente para recorrer más de 250 km. Y todo esto con una caja de cambios que sorprende por ser únicamente de cinco velocidades, algo casi testimonial hoy en día y que hace recordar, más si cabe, a las Scrambler originales.

La parte de ciclo de la Triumph Street Scrambler 2021 es relativamente sencillo, pero resolutivo para el uso mixto asfalto-caminos que se le puede dar. Cuenta con un chasis de simple cuna desdoblado en acero, con un basculante fabricado en el mismo material.

Triumph Street Scrambler 2021 007

La horquilla telescópica delantera, con fuelles, tiene un diámetro de barras de 41 mm y un recorrido libre de 120 mm. Detrás, un esquema de suspensiones clásico, con doble amortiguador regulable en precarga, y que también permite un recorrido de 120 mm.

En el apartado de frenos, es más que suficiente el disco de freno delantero flotante de 310 mm, que cuenta con una pinza de cuatro pistones Brembo con montaje axial (no radial). Detrás, la pinza de dos pistones la suministra Nissin (es flotante), y el diámetro de disco de 255 mm, algo más del habitual que suele ser 240 mm, pues está pensado para un uso intensivo en conducción off road.

Precisamente la elección del tamaño de las llantas (19″ delante y 17″ detrás), con neumáticos en medida 100/90 y 150/70 además de cubiertas Metzeler Tourance de serie. Con todo ello, el peso de la Triumph Street Scrambler no es tan contenido como otros modelos de la firma británica, 223 kg. El asiento está bajo, 790 mm, accesible para todo el mundo.

Triumph Street Scrambler 2021 010

A nivel de equipamiento, Triumph ha apostado por mantener la configuración del velocímetro analógico de una esfera, apoyado por una pantalla digital donde se muestra toda la información. El ABS y el control de tracción es desconectable, y hay tres modos de motor a elegir desde un conmutador situado en la piña izquierda: rainroad y off road.

Este último modo, seleccionable únicamente en parado, desactiva las ayudas a la conducción para conducir lejos del asfalto, pudiendo tener así un control más preciso de la rueda trasera. Hay también una toma USB bajo el asiento, luz trasera LED (delantera halógena), y por supuesto, el característico doble escape lateral elevado, seña de identidad de cualquier scrambler que se precie.

Triumph Street Scrambler 2021 003

¿Dónde encontramos entonces los cambios? Pues la Triumph Street Scrambler 2021 nos deleita con una nueva placa portanúmeros, soporte del faro, cuerpos de las mariposas de acelerador y taloneras en aluminio cepillado. Hay también un nuevo asiento que combina el cuero y el material textil, con el logo de Triumph y estriberas de tipo bear-trap para un mejor agarre en las botas.

La Triumph Street Scrambler 2021 llegará a los concesionarios oficiales de Triumph en España en el mes de junio a un precio de acceso desde 10.800 euros, que es el mismo precio que tenía el modelo 2020. Pero no hay que esperar a junio, pues ya se pueden reservar. Los colores disponibles serán Jet Black, Urban Grey y un nuevo esquema bitono en Matt Khaki y Matt Ironstone, con nuevos gráficos en el depósito.

Triumph Street Scrambler Sandstorm 2021

Para los que quieren un poco más, o lo que viene siendo que la moto cuente de serie con alguno de los más de 120 accesorios disponibles y además con un esquema de pintura de tres tonos, y un certificado de edición limitada a 775 unidades, se ofrece la nueva Triumph Street Scrambler Sandstorm 2021.

No hay cambios mecánicos, ni de motor ni de parte de ciclo, pero si incorpora algunos elementos personales que le dan una apariencia distinta. Sin duda llama la atención el guardabarros elevado, la placa inferior del motor para proteger los bajos en aluminio y la rejilla del faro delantero.

Triumph Street Scrambler Sandstorm 2021 017

Hay más, porque esta scrambler que rinde homenaje a las motos Triumph que participaban en El Mirage, Mojave, Barstow y la legendaria Baja California, cuenta también con un portamatrículas trasero que prescinde del guardabarros y reduce las dimensiones del piloto trasero. Por último, el tanque recibe protectores de goma para las rodillas.

La nueva Triumph Street Scrambler Sandstorm 2021 de la que, recordemos, solo habrá 775 unidades, empezará a llegar este mismo es a un precio de 11.500 euros. Cada una de ellas cuenta con un certificado de autenticidad personalizado con el número de chasis de la moto. Al igual que la versión estándar, ya se puede reservar.

Galería de fotos Street Scrambler

Galería de fotos Street Scrambler Sandstorm

COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.