Moto del día: Harley-Davidson Topper

Moto del día: Harley-Davidson Topper

No siempre todo han sido grandes custom bicilíndricas


Tiempo de lectura: 4 min.

Harley-Davidson siempre ha sido conocida por sus clásicas motocicletas de estilo custom con enormes motores bicilíndricos repletos de par. Pero no siempre ha sido así, y hubo una época en la que la casa de Milwaukee quiso explorar otro tipo de segmentos. Y no me refiero a los modelos Bronx, Pan America o LiveWire actuales, ni a la VR 1000 o la XR-750 del pasado, sino a su primer scooter, el Harley-Davidson Topper.

La firma estadounidense solo ha producido un scooter en toda su historia, y es este. Cierto es que hizo algunos ciclomotores de pequeño tamaño durante su asociación con Aermacchi, pero la Topper es la única moto legítima que Harley-Davidson ha fabricado con un suelo plano sin un motor entre las piernas y una transmisión automática.

A comienzos de los años 60, este tipo de vehículos estaban en pleno auge, y era un mercado demasiado lucrativo como para no entrar. La Harley-Davidson Topper se mueve gracias a un propulsor de dos tiempos y de un solo cilindro colocado en disposición horizontal. El motor está montado centralmente y el flujo de aire bajo él proporciona la refrigeración necesaria.

Harley Davidson Topper scooter 2 png

Según el año de fabricación, el bloque de 164 cm3 podía desarrollar bien 5 o 9 CV, y se emparejaba a una caja de cambios de tipo variador continuo (CVT) denominada Scootaway Drive que impedía iniciar la marcha antes de las 1.800 RPM. El motor se posicionó de tal forma que el 42 % del peso del scooter se situase en la rueda delantera, propiciando un centro de gravedad bajo para mejorar el equilibrio y el manejo.

El Topper utiliza un sistema magnetogenerador de 6 voltios para alimentar dos bobinas de baja tensión. Una bobina alimenta el faro, la luz trasera y la bocina, mientras que la otra alimenta el encendido y la luz de freno. Para la conducción nocturna, el faro está equipado con luces larga y corta. La velocidad se controla a través de un velocímetro mecánico que muestra hasta la máxima anunciada: 60 mph (96 km/h). Su tope estaba en 74 km/h reales.

Para arrancar no era necesaria la energía eléctrica de una batería, ya que el mecanismo consistía en un tipo de retroceso de cuerda similar a la mayoría de los cortacésped (y presente en modelos como la Lambretta E). Y si quieres usarla con garantías de que no se cale, tendrás que mezclar previamente el combustible con aceite, ya que las mecánicas de dos tiempos que lo hacían por sí mismas no fueron inventadas hasta la década de los 60.

Los frenos eran de tambor de cinco pulgadas (127 milímetros), en ambos ejes. El freno delantero se controlaba con la maneta izquierda, con un bloqueo para el freno de estacionamiento; el freno trasero se operaba por pedal. En la sección delantera de la moto, el guardabarros y las tablas del piso de la Harley-Davidson Topper estaban hechos de acero estampado, mientras que la cubierta del motor y la carrocería se habían concebido en fibra de vidrio moldeada.

Harley-Davidson estuvo cambiando constantemente sus ofensivas comerciales e introduciendo nuevas motocicletas a principios de los 50 y 60. Era un mundo cambiante para la empresa y la realidad es que lo estaba haciendo todo bien. A la vez que se consagraba cada vez más con sus modelos bicilíndricos en su tierra natal, también fortaleció su posición en un nuevo mercado internacional, pudiendo ser más competitiva en el segmento de las motos y los scooters.

Este fue también un momento en que Harley-Davidson estaba implementando un plan estratégico, moviendo y contratando gerencia en las industrias del mundo del petróleo, de la automoción y la energía. Pero el mercado común europeo y la asociación de libre comercio abrieron un mundo completamente nuevo para que las empresas estadounidenses comerciaran en Europa. De hecho, este periodo de 1960 a 1965 fue muy rentable para la empresa.

Es posible que te suene haber oído alguna vez el nombre de esta moto, pero ahora mismo no lo asocias. En la película “Hot Shots!” (1991), que es una parodia de la afamada “Top Gun” (1986), el protagonista -interpretado por Charlie Sheen- se llama Topper Harley. No se trata de una casualidad, es una coña más de la película.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!