Moto del día: Honda VT 250 FN Xelvis

Moto del día: Honda VT 250 FN Xelvis

Moto polivalente para los jóvenes japoneses


Tiempo de lectura: 3 min.

Siempre es interesante descubrir, y conocer, motos que no llegaron a comercializarse fuera de Japón. O si lo hicieron, no llegaron a Europa. La variedad de modelos, en algunos casos propiciados por sus regulaciones internas, hizo posible un extenso catálogo de motos que solo hemos podido conocer por las revistas extranjeras. Una de ellas fue la Honda VT 250 FN Xelvis, que como os podéis imaginar está emparentada con la familia VT de los años 90.

Conocida internamente con el código MC25, la Honda VT 250 FN Xelvis (nada que ver con el Rey del Rock, pues significa “bienvenido el mejor amigo“) estuvo en producción de 1992 a 1997, siendo presentada en octubre de 1991 en el Salón de Tokio. Fue concebida como una moto polivalente, con orientación claramente deportiva, semicarenada y para un público japonés joven que buscaba una moto tanto para ciudad como para divertirse en las carreteras montañosas de los alrededores. O incluso viajar a dúo, pues había sido concebida también para ello.

El propulsor era un viejo conocido. El bicilíndrico de 249 cc se remonta al usado en la Honda VT 250 F, el cual vimos usar también en la siguiente generación (Spada), o en la custom Honda VT 250 V Magna. Con sus cotas internas de 60×44,1 mm, construcción en V a 90º, culata DOHC de cuatro válvulas y refrigeración líquida. se alimentaba por una pareja de carburadores Keihin VD10 de 32 mm.

Honda VT 250 FN Xelvis 02

Foto: page.auctions.yahoo.co.jp

Declaraba una potencia de 36 CV a 11.500 vueltas, y un par motor máximo de 25,5 Nm a 8.500 RPM. Era más o menos la misma potencia declarada en la VT 250 F (caballo arriba, caballo abajo). Recordemos que este mismo motor, años después y ya montado en la Spada, rozaba los 40 CV. Así que os podéis imaginar que es otro más, de la larga tradición de Honda, que sobreviviría con facilidad al dueño, ya que este acabará aburrido antes de romperlo.

La parte ciclo era también común al resto de las VT 250. Un chasis doble cuna en acero, horquilla delantera convencional, basculante de doble brazo con una pareja de amortiguadores y llantas de aluminio. Los neumáticos que montaba eran de 1180/80 ZR17 y 130/80 ZR17. Combinaba un freno de disco delantero de 296 mm con pinza de dos pistones, y uno trasero de 220 mm con un pistón. El peso, ligero como os podréis imaginar: 156 kg en vacío. Con todos los llenos, se ponía en los 172 kg. Claro que podría ser más ligera, pero también era económica.

La ventaja de la Honda VT 250 FN Xelvis frente a la competencia, que solía apostar por mecánicas de dos cilindros en línea, era que conseguía una zona media mucho más llena. El sonido también era más emocionante. Las prestaciones no estaban nada mal, y permitía mantener cruceros ligeros sin forzar la mecánica. Sin duda, el pequeño carenado frontal permitía un rango de uso más amplio, tanto por comodidad como por aerodinámica. Ayudaba también el generoso tanque de combustible, de nada menos que 16 litros (grande para ser una 250 cc).

La Honda VT 250 FN Xelvis destacaba además en ser una moto con un consumo muy bajo, y un mantenimiento extremadamente sencillo y económico. De ahí que cualquiera de las versiones de las Honda VT, fuesen elegidas entre los japoneses que accedían a su primera moto de verdad (y no eran unos quemados). Un cuadro sencillo con dos relojes, testigos en el centro y un medidor de temperatura, además de una pequeña guantera en el lado derecho, caballete central de fábrica y un espacio de siete litros bajo el asiento, completaban el conjunto.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
oziel eduardo
Invitado
oziel eduardo

Es como ver una kawasaki 500 de la parte frontal


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!