Moto del día: Kawasaki Z 650

Moto del día: Kawasaki Z 650

Una naked intermedia muy apetecible


Tiempo de lectura: 4 min.

Hace un par de años la firma de Akashi renovó su gama de motocicletas de media cilindrada. Las Kawasaki ER-6F y ER-6N cedían el testigo después de más de diez años entre nosotros y fueron sustituidas por la Kawasaki Ninja 650 y nuestra protagonista de hoy: la Kawasaki Z 650.

El cambio no fue solo de nomeclatura y se buscó darle un nuevo enfoque a la gama, pasando un poco de esa imagen de racionalidad y moto sencilla para todo y para todos que tenía la ER-6N, para darle un aire más agresivo y sport que pegase con la filosofía Kawa a la que todos estamos acostumbrados.

Este enfoque más prestacional se deja notar principalmente en el diseño de la moto, donde se busca una imagen más musculada y fuerte que entronca con la de sus hermanas mayores, la Kawasaki Z 900 y Z 1000. Destaca el colín, mucho más afilado y sobre elevado. Desde luego el pasaje iba mejor ubicado en la vieja ER-6N, pero hacer concesiones a la estética es lo que tiene.

También destaca la zona delantera protagonizada por un tanque de combustible sobremusculado, que a su vez cuenta con un par de aletas y un protector de plástico para unirlo con la pipa de la dirección, que le dan aún más volumen y musculatura a los “hombros” de la moto. Para rematar, el chasis multitubular pintado en verde Kawasaki queda muy llamativo en contrate con el trabajo de pintura de la moto.

El toque sport también afecta a la postura de conducción. La Z 650 sigue manteniendo el manillar con cuna de su predecesora pero ahora las geometrías son un poco más agresivas y echadas hacia adelante, cargando algo más de peso sobre el tren delantero para un mejor manejo y precisión a consta de penalizar algo el confort.

Donde no se ha avanzado es en el apartado mecánico. El propulsor sigue siendo el mismo bicilíndrico en paralelo de 650 cm3, solo que por culpa de la norma Euro 4 se deja cuatro valiosos caballos por el camino respecto a su predeccesora para ofrecer un máximo de 68. La caja es de seis velocidades y la transmisión secundaria mediante cadena convencional.

Pese a la merma prestacional, la potencia es maś que suficiente para un uso espirituoso de la moto puesto que la velocidad máxima supera los 200 km/h. Además el consumo se queda en unos pírricos 4 l / 100 km y es que pocas motos hay como las bicilíndricas de 650 cm3 para aunar prestaciones y deportividad con racionalidad y economía de uso.

En la parte ciclo se recurre al pack típico que también equipan sus principales competidoras japonesas. Horquilla convencional de 41 mm adelante, monoamortiguacor central atrás y una pareja de pinzas de freno de dos pistones mordiendo discos de 300 mm.

En general la Kawasaki Z 650 parece un calco de la Suzuki SV 650 y de la Yamaha MT-07. Todas andan en precios parecidos y buscan aunar una conducción deportiva y divertida con economía de uso y racionalidad para el día a día. Decidirte por una de las tres es más una cuestión de estética y de la personalidad de cada uno de los modelos, aunque huelga decir que la Kawasaki Z 650 se queda un pasito por detrás de sus competidoras en lo que a potencia se refiere.

Kawasaki Z 650 6

Como ya comentamos hace unas semanas, el problema de Kawasaki es que se le están empezando a solapar los modelos. La naked “pequeña” cada vez crece más en cilindrada y potencia y ahora mismo la Kawasaki Z 400 ronda ya los 45 CV.

Los japoneses deberían de haber aprovechado para aumentar un poco el posicionamiento de la Z 650, aunque tuviesen que recurrir a aumentar un poco la cilindrada. Una Z 700 o Z 750 bicilíndrica que rondase los 80-90 caballos sería todo un soplo de aire fresco. Conseguiría desmarcarse de sus principales competidoras que ahora mismo la superan en potencia, y además cubrirían un poco el hueco existente hasta los 125 caballos de la Z 900.

Kawasaki Z 650 3
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.