Moto del día: NCR Macchia Nera

Moto del día: NCR Macchia Nera

Pasión y tecnología sobre dos ruedas


Tiempo de lectura: 4 min.

A veces los sueños se cumplen y quizás, en nuestras noches de fervor motoril en la más pura inconsciencia, se nos haya venido a la mente motocicletas como nuestra protagonista de hoy. Como la NCR Macchia Nera, un prototipo llevado a la fabricación en una única unidad, que de la mano de NCR y los trazos del diseñador Aldo Drudi, convierten la ficción en una realidad al alcance de muy pocos.

NCR, fundada en 1967 en Bolonia y adquirida en 2001 por el Grupo Poggipolini, lleva toda una vida creando preparaciones y componentes en aleaciones ligeras destinadas a la competición, en especial a las disciplinas de la F1 y el campeonato del mundo de Moto GP.

Es en noviembre el año 2003 cuando sorprende a propios y extraños en el EICMA de Milán con esta máquina inigualable. Los datos hablaban por sí solos cuando NCR anunciaba 185 CV de potencia y únicamente 135 kilogramos de peso. Evidentemente, para lograr llegar a aquella relación peso-potencia se había dedicado mucho tiempo, sabiduría y por supuesto dinero, ya que todo en la Macchia Nera era único y exclusivo a partes iguales.

La Macchia Nera representa la elite dentro del segmento de las dos ruedas, tanto por diseño y concepción como los materiales usados en su fabricación

NCR Macchia Nera Concept 10

Por encima de cualquier otro elemento cabía destacar el chasis tubular fabricado íntegramente en titanio, el cual, según la propia marca, pesaba únicamente 4.080 gramos. Si a ello le sumamos que dentro de aquel enrejado metálico se había acoplado un propulsor derivado de la Ducati 998 RS que competía aquel mismo año en el SBK, podemos imaginarnos los resultados de aquel coctel exclusivo.

Una caja de cambios secuencial y control de tracción, con sistema electrónico totalmente programable, era la encargada de llevar la potencia del Testastretta a la rueda trasera. Por supuesto, el resto del conjunto iba en conjunción con lo ya mencionado. NCR no escatimó en nada a la hora de configurar aquella Superbike de calle, en la que el titanio, aluminio y carbono eran los materiales de referencia en cada una de sus piezas.

Prueba de ello es por ejemplo el depósito de combustible, fabricado en fibra de carbono, siendo el tapón de este de titanio. También estaba presente el exclusivo metal en su sistema de escape, diseñado y fabricado en su totalidad por NCR.

Con una relación peso-potencia de 1,37 CV/kg, la NCR Macchia Nera se convertía en un cuchillo afilado dentro de una pista, además de disponer de una parte ciclo de ensueño

Por otro lado nos encontrábamos con un equipo de llantas firmadas por Marvic en fundición de magnesio. En ellas iba anclado un kit de frenada Brembo compuesto por sendos discos de 320 mm con sistema de ventilación central, traídos directamente desde las Ducati de Moto GP que batallaban ese mismo año en el campeonato mundial a manos de Loris Capirossi y Troy Bayliss.

La horquilla delantera en este caso era fabricada por Öhlins con barras de 53 mm y de tipo invertida, siendo un mono amortiguador de la casa sueca el protagonista en el tren anterior y, al igual que el resto de componentes, derivados ambos directamente desde la competición.

Durante los siguientes meses NCR paseó a su “Magia Negra” por diferentes eventos del motor, desde Laguna Seca en su prueba del WSBK del 2004, hasta el Concours d’Elegance en Quail Lodge (California, EEUU), siendo el deleite de los aficionados a este tipo de vehículos exóticos. La cuestión era que el valor de la Macchia Nera se calculaba en torno a los 150.000 euros, por lo que llevarla a la serie no sería una tarea sencilla.

Dos años más tarde se especuló en diversos medios del motor, tras algunas informaciones filtradas y declaraciones de la propia NCR, que quizás su Macchia Nera estaba cerca de convertirse en una motocicleta de calle, aunque sustituyendo la mayoría de sus componentes por otros algo más mundanos, pudiendo ser adquirida por un precio en torno a los 35.000 euros.

Pero aquello volvió a caer en saco sin fondo y, a día de hoy en 2021, nada se sabe de aquel proyecto, aunque la impresionante creación del Grupo Poggipolini de vez en cuando sale a pasear a exposiciones y concursos de elegancia en diferentes lugares del planeta.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.