Menu

Moto del día: Yamaha Aerox 155

La desconocida hermana mayor del mítico scooter de Iwata

Moto del día: Yamaha Aerox 155

Los scooters fueron concebidos para ser cómodos, prácticos y fáciles de conducir. Tal y como hemos mencionado alguna vez, no desbordan mucho espíritu RACER, salvo honrosas excepciones como la Aprilia SR 50 o la Gilera Runner 50, porque hay quienes no quieren renunciar a los beneficios de un scooter, pero sí que desean algo de emoción en la experiencia de conducción. La Yamaha Aerox 155 es un claro ejemplo de ello.

Yamaha es una empresa que es conocida por hacer increíbles máquinas de alto rendimiento y, aunque este modelo no sea un matagigantes que te haga tener sueños húmedos, sí que representa los valores de cómo tendría que ser un scooter deportivo. Podríamos definirla como la hermana mayor de la ya de por sí excelente Yamaha Aerox. Líneas agresivas, colín elevado, bastidor rígido y un motor alegre. En el fondo no se ve tan mal, ¿no?

La Yamaha Aerox 155 tiene las ruedas algo más grandes -con llantas de 14 pulgadas en ambos ejes- que los scooters que pueblan nuestras calles, dotándole de un aspecto más “gordo”. Los faros con tecnología LED gozan de gran protagonismo, similares a los vistos en la familia T-Max y X-Max. La tecnología enfocada al usuario incluye un puerto USB y una pantalla LCD de 5,8 pulgadas que hace de cuadro de instrumentos.

Bajo el asiento de la Yamaha Aerox 155 hay un motor de 155 cm3 de cuatro tiempos, un cilindro y refrigeración líquida. Este motor es capaz de entregar 15 CV a 8.000 RPM y un par máximo de 13,8 Nm a 6.250 RPM. También cuenta con un sistema VVA (apertura variable de válvulas) para garantizar la entrega de potencia óptima en cada momento y un mecanismo Stop & Start. Para arrancar, tan solo hará falta tener la llave cerca gracias al sistema keyless.

El motor Blue Core de la Yamaha Aerox 155 anuncia un consumo muy bajo, apenas 2 l/100 km

Como suele ocurrir con los scooters deportivos, la parte de ciclo también es digna de mención. Al frente, una horquilla telescópica y, en la zaga, un sistema de amortiguación que está presurizado con depósitos de gas y precarga de muelle. El sistema de frenado es otra característica reseñable: un disco de 230 mm con pinza de dos pistones delante y un tambor detrás. El ABS agrega un poco de seguridad a la conducción.

La Yamaha Aerox 155 mide 1.125 mm de altura, 700 mm de ancho y 1.990 mm de longitud. La distancia al suelo es de 142 mm, mientras que el asiento está a 790 mm. El peso en vacío es de 116 kg con todos los líquidos; la capacidad del depósito de combustible es de 4,6 litros. La practicidad queda garantizada gracias a los 25 litros de espacio de almacenamiento bajo el asiento y una pequeña guantera delante de las rodillas.

Ahora, la sorpresa. ¿Por qué no es una moto tan desconocida por estos lares? Porque Yamaha la puso en venta a comienzos de 2017 tan solo en el sudeste asiático; es decir, para Vietnam, Indonesia, Tailandia y Filipinas. Tanto su estética, como su equipamiento, prestaciones y parte de ciclo están a la altura de lo que el mercado europeo exige, pero la firma de Iwata no ha dicho nada al respecto. Una pena.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
J. Guillermo Pozo
Autor

Yamaha comercializó del modelo anterior de la Aerox una versión de 180 cc, de la cual creo que no he visto ninguna jamás por las calles… supongo que no habrán querido correr la misma suerte…

jose
Invitado
jose

Es que no tiene mucho sentido para ellos vender aquí una moto de 155cc. No vale para los convalidados del B…y evidentemente el que tiene carnet no se va a comprar algo que tiene casi la misma potencia de una 125.

Javier Costas
Editor

Están un poco en tierra de nadie, aunque una 155 puede rodar con más comodidad por encima de 100 km/h y sigue siendo más económica y menos sedienta que una 250. Es por eso que en otros mercados tienen tanto éxito.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.