Menu

Moto del día: Yamaha FC-me y FC-Dii

Un ciclomotor experimental con pila de combustible de metanol

Moto del día: Yamaha FC-me y FC-Dii

La búsqueda de formas más limpias de moverse no es ninguna novedad. Husmeando en el archivo de los fabricantes podemos encontrar modelos como la Yamaha FC-me, una moto de pila de combustible de metanol que se usó en Japón como vehículo de prueba. Demos un salto atrás en el tiempo hasta el 2003.

Fue en ese año cuando Yamaha presentó el prototipo FC06, con la primera pila de combustible de metanol para una motocicleta que era capaz de entregar 0,5 kW de potencia. El fabricante llevaba desde los años 80 haciendo experimentos con pilas de combustible. Aquel prototipo contaba con un enchufe de 300 W que servía para dar energía a otros consumidores en caso de emergencias o desastres. Vamos, como una planta energética portátil y automóvil.

Dos años después, en 2005, se presenta la FC-me en el Salón de Tokio, con una pila el doble de potente. Este vehículo mide 1,5 metros de largo, 0,6 metros de ancho y 0,97 metros de alto. Es muy ligero, tan solo 69 kg, y está especializado en desplazamientos urbanos. Su motor eléctrico de magneto síncrono permanente entrega 0,95 kW/1,3 CV a 1.830 RPM, así como un par máximo de 5,4 Nm a 560 RPM. Cuenta con una batería intermedia de iones de litio.

Yamaha FC-me 1

Yamaha justificó la utilización de una pila de combustible de metanol en vez de hidrógeno porque evita los depósitos de alta presión y todas sus complicaciones. El metanol en base acuosa se echar en el depósito de combustible, hecho de materiales mucho más económicos y ligeros, no lastrando por tanto a un vehículo que no es muy potente que digamos. Obviamente estamos hablando de un ciclomotor.

Es un scooter un poco atípico. Los componentes de la pila de combustible condicionan mucho su diseño, pero no así el depósito de metanol. Agrupa la óptica delantera e intermitentes en una posición muy baja y sobre los mismos tiene una rejilla portaequipaje. Aparentemente no tiene espacio bajo el asiento para colocar nada voluminoso.

Se aprecian frenos de tambor, horquilla convencional y un monoamortiguador izquierdo para el basculante. La rueda delantera es claramente más pequeña, pero más ancha que la trasera. El motor eléctrico parece alojarse en el propio cubo de la rueda, incluyendo el freno de tambor. Un prominente radiador mantiene la pila de combustible bien refrigerada.

Yamaha FC-me 3

Fotografía: Comyu (Wikimedia Commons) CC BY-SA 3.0

La pila de combustible de metanol (CH3OH) produce dos residuos, vapor de agua (H2O, como una pila de hidrógeno) y dióxido de carbono (CO2), pero no hay ningún contaminante. En otras palabras, por el escape de la FC-me solo salen gases ya presentes en el aire común y que son totalmente inocuos, aunque el CO2 es un gas de efecto invernadero, mas no produce más que unos gramitos. Esta es la reacción química completa, tened en cuenta que el oxígeno (O2) lo toma como cualquier moto convencional por admisión:

formula DMFC

Yamaha se basó en los datos recopilados en la utilización de los prototipos FC06 y creó un sistema más fiable y con mayor autonomía efectiva; lo llamaron DMFC (Yamaha Direct Methanol Fuel Cell) y tenía una electrónica más avanzada. Gracias al DMFC, la misma cantidad de metanol podía llevar al nuevo prototipo a una distancia un 50 % mayor que el FC06. Además, la reevaluación de sus componentes dio como resultado un conjunto más ligero.

Algunos usuarios de la Prefectura de Shizuoka (Japón) estuvieron probando la FC-me pagando una cuota de leasing al fabricante que a buen seguro no cubría los costes del vehículo ni su mantenimiento. El contrato se firmó el 16 de septiembre de 2005. Dicha prefectura probó otros vehículos alternativos en los años sucesivos.

Yamaha FC-Dii 1

En 2007 Yamaha presentó en el Salón de Tokio la evolución de la FC-me, denominada FC-Dii. La diferencia salta a la vista, el faro queda en una posición más convencional, y el conjunto se parece menos todavía a un scooter típico, con casi todo carenado. Contaba con la pila de combustible más eficiente de su clase, un 30 % de conversión de energía. Como «caldo» usa metanol al 54 % en base acuosa.

Las dimensiones son 1,59 metros de largo, 0,6 m de ancho y 0,995 m de alto, por tanto un poco más largo y un poco más alto. Pesa solo 3 kg más. La potencia máxima asciende a 1,2 kW a 2.250 RPM y el par máximo a 7,5 Nm a 310 RPM. El depósito de metanol aloja 3,6 litros. Como novedad, destacar que la batería de iones de litio se podía sacar para recargarla externamente.

Lamentablemente no podemos contar mucho más sobre su técnica o sus características, ya que a veces prototipos tan recientes no cuentan con información en línea cuando un gran sitio web -como el de Yamaha- se remodela, así que hay que bucear en cachés y similares. Además, tampoco contaron mucho más, aunque a nivel de ciclística es prácticamente la misma moto.

La idea de la pila de combustible de metanol no ha sido abandonada del todo, si bien Yamaha presentó un prototipo de moto de pila de combustible de hidrógeno, FC-AQEL, de la que ya os hemos hablado. Se da la circunstancia de que los prototipos FC-Dii y FC-AQEL se presentaron al mismo tiempo para el gran público, en el mismo Salón de Tokio de 2007.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.