Moto del día: Suzuki GSF 650 Bandit (2008)

Moto del día: Suzuki GSF 650 Bandit (2008)

Nadie te hablará mal de ella


Tiempo de lectura: 7 min.

Aunque ya hemos hablado de numerosas versiones de la Bandit, como la 1200 o la 400, hoy vamos a traer un modelo que aunque es un integrante más de esta saga Bandit, supuso un cambio radicalmente importante dentro de la familia, ya que la marca se vio obligada a la ruptura de la arquitectura de motor Sachs, de refrigeración mixta aire-aceite, que tan alabada fama le había dado a estos modelos de Suzuki a lo largo de su historia.

Es un modelo que mucho tiene que ver con la Suzuki GSX 650F, ya que esta última es un desarrollo una pizca más deportivo que parte de nuestra moto del día, la Suzuki GSF 650 Bandit. Nuestra protagonista llegó en el año 2007 buscando ocupar el puesto que había dejado su hermana de igual cilindrada, pero con la configuración anteriormente mencionada -Sachs-, con un nuevo motor refrigerado por líquido para poder superar la normativa Euro 3 de contaminación que imperaba en ese momento.

Si por algo se han caracterizado todas las Bandit ha sido por ser motos eminentemente lógicas, polivalentes, económicas en su compra -5.999 euros la versión naked en el año 2008-, de estética agradable, confortables para rodar a dúo, y fáciles de mantener y reparar.

Suzuki GSF 650 Bandit S 1

Suzuki GSF 650 Bandit S (2007)

Como veremos, esta Bandit, aún sin una de sus señas de identidad principales, siguió el mismo camino de sus antecesoras. Está claro que durante esos años había motos mejores, más deportivas o más confortables, pero si te ibas a comprar una naked o una semicarenada, era difícil encontrar algo mejor a ese precio -si no te querías meter en el mercado de segunda mano-.

Su motor, es un tetracilíndrico DOHC de 656 cc, con un diámetro de 65,5×48,7 mm de carrera. Por primera vez en las Bandit de media cilindrada se encuentra refrigerado por líquido y posee también un sistema de inyección electrónica de doble mariposa SDTV –Suzuki Dual Throttle Valve– con cuerpos de 36 mm, que le hace entregar una potencia de 85 CV a 10.500 RPM y un par de 6,1 kgm a 9.000 RPM.

La caja de cambios es de 6 relaciones y su transmisión final se realiza mediante cadena. Con todo esto es capaz de conseguir aceleraciones 0-100 por debajo de 5 segundos y velocidades superiores a los 210 km/h.

Suzuki GSF 650 Bandit motor

El chasis es sencillo tanto estructuralmente como en cuanto a materiales empleados, pero suficientemente rígido para el cometido al que se enfoca, teniendo unas dimensiones correctas para que dos ocupantes puedan rodar a gusto. Es un doble cuna de acero fabricado a base de tubos de sección cilíndrica, y a él se ancla un basculante de doble brazo que se construye del mismo material.

Las dimensiones del conjunto resultante son de una longitud de 2.130 mm, una distancia entre ejes de 1.470 mm, una altura de 1.095 mm, ancho de 790 mm, y una altura de asiento regulable para el conductor que se puede variar en dos posiciones mediante un sencillo mecanismo, pudiendo dejarlo a 770 o 790 mm.

Las suspensiones son igualmente sencillas, con un esquema que cuenta con una horquilla telescópica tradicional con barras de 41 mm de diámetro y un recorrido de 130 mm, siendo ajustable en precarga de muelle. El monoamortiguador trasero posee un anclaje mediante sistema de bieletas para aportarle progresividad, y es igualmente ajustable en precarga.

En el tarado de origen del conjunto prima el confort de marcha, y aunque permite regular la precarga, no es una suspensión que se encuentre pensada para una conducción deportiva, pero es suficientemente cumplidora si no buscas una moto rígida como una tabla.

En cuanto a frenos, nada que objetar. El equipo firmado por Tokico tiene buen mordiente y tacto, cuenta con una frenada delantera que consta de dos discos de 310 mm, que son accionados por dos pinzas de dos pistones paralelos y anclaje axial. En la rueda trasera encontramos un disco de 240 mm con una pinza sencilla que utilizaremos para apoyar la frenada. Se podía equipar ABS en sus dos versiones de manera opcional.

Las llantas son de 17 pulgadas en ambos trenes y sus medidas de neumático son de 120/60 para el neumático delantero y de un suficiente 160/60 para las prestaciones y enfoque de la moto, en la rueda trasera, algo que agradecerá nuestro bolsillo en cada cambio de ruedas

Si en el título rezaba que nadie podía hablar mal de estas motos es por que aún sin destacar en nada, son buenas para casi todo. El carácter del motor es muy lineal y empuja con fuerza desde abajo para ser un tetracilíndrico, aunque es cierto que en el régimen en el que se va a encontrar más a gusto es a partir de 6.000 RPM hasta unas 9.500 RPM -es capaz de estirar hasta las 12.500- que es donde empieza a hacer ruido sin conseguir mayor potencia.

Suzuki GSF 650 Bandit S 3

Suzuki GSF 650 Bandit S (2007)

Esta sensación de empuje se debe a que la curva de par es muy plana en todo el régimen, sin apenas baches que nos obliguen a reducir para conseguir buenas recuperaciones

Otra de sus virtudes es el espacio, es cierto que no es una moto pequeña y juguetona, además pesa lo suyo -unos 240kg con gasolina incluida- pero a cambio tenemos espacio suficiente para dos personas, con una postura de conducción muy amable tanto para el piloto como acompañante, en el que ambos tendrán un buen mullido de asiento y en el caso del acompañante, un asa situada en la parte trasera de grandes dimensiones, a la que poder agarrarse cuando el conductor decida abrir gas, por que es una moto lógica, pero no olvidemos que tiene 85 CV y si queremos acelerar, lo haremos con contundencia.

Otro buen detalle es que el asiento es regulable en dos posiciones, simplemente quitando un tope en su parte interior, lo que hará que pilotos de talla más baja puedan llegar cómodamente al suelo, y además, el manillar es también regulable en dos posiciones, pudiendo acercarlo más o menos hacia nuestro cuerpo en función de nuestros gustos personales.

La protección aerodinámica dependerá de la versión que elijamos, si se trata del modelo naked o «N», aunque es más bonito -a mi juicio- tendremos que tirar de alguna cúpula accesoria tanto de la marca o de la industria auxiliar, sobre todo si queremos realizar viajes largos y no ser excesivamente incomodados por la resistencia del viento, pero si se trata de la versión semicarenada denominada «S» o «Sport» tendremos suficiente protección para viajar más comodamente, además de un faro delantero que aporta una mayor potencia lumínica.

Cosas negativas, obviamente también tiene, pero merece ser destacado el accionamiento del embrague que aunque de funcionamiento correcto, tiene un tacto algo duro sobre todo si circulamos por zonas como ciudad, en el que nos encontraremos continuamente cambiando de una marcha a otra.

Si todos estos detalles no te convencen y piensas que sigue siendo una moto a la que le falta una pizca de sal, te vuelvo a invitar a que eches un vistazo por el mercado de segunda mano, ya que a parte de su buen precio, encontrarás unidades para hacer un buen puñado de kilómetros debido a una estupenda fiabilidad.

Si buscas el modelo naked a partir del año 2009, debes saber que tuvo una serie de cambios menores para «actualizar» su estética. Habrá a quien le guste, pero a un servidor le parece que el nuevo faro delantero le queda como a un santo dos pistolas, un mero intento de reconvertir una moto de aspecto y configuración clásica, en una moto más moderna y deportiva que verdaderamente no es.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Suzuki GSF 650 Bandit con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.