Moto del día: BMW R 1200 GS DOHC (2011)

Moto del día: BMW R 1200 GS DOHC (2011)

La mejor GS de aire, y para algunos la mejor GS en general


Tiempo de lectura: 8 min.

La BMW R 1200 GS de 2011 es considerada por unanimidad como la mejor Gelände Straße de las de “siempre”, de las refrigeradas por aire. En 2014 llegaría la LC (Liquid Cooled) y a partir de ahí todo sería distinto. De hecho, muchos puristas defienden hoy en día que el bóxer auténtico, el de verdad, el de toda la vida, y en definitiva el bueno, sigue siendo el refrigerado por aire, y que por ende la mejor BMW GS de toda la historia, incluyendo también a los últimos modelos en la comparativa, es la BMW R 1200 GS que se vendió de 2011 hasta 2013. Y de esa es de la que vamos a hablar hoy.

La BMW R 1200 GS como modelo se presentó en 2004. De aquella venía con una apariencia un poco más sencilla en el apartado estético y un motor que rendía “solo” 98 CV. En 2008 llegaría el primer cambio de importancia. Se le dio un aire más técnico y sofisticado con nuevas fibras y tapas de depósito más ornamentadas. Además, la potencia subió hasta los 105 CV.

Pero no fue hasta 2011 cuando llegó la versión definitiva, la última de una larga tradición de motores de cilindros opuestos refrigerados por aire desde la R 32. Este modelo, el de 2011, hacía suyas las culatas DOHC que se habían presentado unos años antes en la BMW HP2 Sport.

BMW R1200 GS 04

Con este sofisticado sistema de distribución con dos árboles de levas en cabeza, el bóxer ganaba mucho más aliento en la zona alta del cuentavueltas, y además lo hacía sin penalizar el bajo y medio régimen. La franja roja de revoluciones escalaba hasta las 8.500 vueltas por minuto, lo nunca imaginado en un bóxer refrigerado por aire con semejante cilindrada unitaria.

La cifra de potencia máxima también crecía hasta conseguir los ya célebres y conocidos por todos 110 CV que erogaba el último bóxer de aire. Un número que calcarían toda la familia de motocicletas contemporáneas con esta mecánica como la R y la RT. Años después este motor volvería en forma de remake para dar vida a la saga NineT, todo un tributo a la historia del fabricante bávaro con una serie de modelos de estética muy cuidada y una cierta línea retro que casa a las mil maravillas con el bóxer de aire.

Por lo demás, la BMW R 1200 GS de este año también incorporaba una nueva válvula en la línea de escape para modificar el flujo de los gases y conseguir así un mayor registro vocal, y un sonido que enamora, algo que siempre había flaqueado un poco en el propulsor alemán de cilindros opuestos, siendo tachado por muchos como demasiado descafeinado.

Aparte de eso, también recibió algunas mejoras a nivel interno en el cardán, retenes del bloque motor y demás partes, arreglando los posibles fallitos o defectos que se iban conociendo de las generaciones previas, creando así un producto mucho más maduro y pulido, como suele ser habitual cuando las cosas se repiten y se mejoran hasta casi alcanzar la perfección. Pero por lo demás, en esencia, seguía siendo la misma moto que se había presentado siete años antes.

Me pongo a revisar las fichas técnicas y reconozco que me entra una especie de atracción por este modelo. Siempre he criticado las grandes GS por ser demasiado mastodónticas para practicar un uso real fuera del asfalto, uso que se le presupone a una moto trail.

Pero comparando pesos me doy cuenta de que la BMW R 1200 GS refrigerada por aire en sus diferentes versiones solo pesa 229 kg lista para rodar. En todo momento estoy hablando de la GS normal. Curiosamente, la versión Adventure en el mundo real es una moto que se presta mucho menos a la auténtica aventura dado su mayor peso y aparatosidad. Esta es un producto más burgués y pensado para carretera.

BMW R1200 GS 02

Retomando los 229 kilos, es una cifra comparable a la Moto Guzzi V85 TT y por debajo de todas las maxitrails que se venden hoy en día, incluida la Honda CRF 1100 L Africa Twin, que sinceramente ya no sé si catalogar como maxitrail o como trail de “media cilindrada”.

Respecto a sus especificaciones técnicas, me atrevería a decir que ya las conocemos casi todos. Llanta de aluminio de 19 pulgadas delante y 17 atrás. Como opción se podía comprar con llantas de radios sin cámara, una elección muy recomendable si queríamos hacer mucha Gelände. En el apartado de suspensiones contaba con el ya tradicional esquema Telelever en el tren delantero que tan buenos resultados da en este tipo de motos, y el Monolever detrás.

El recorrido de ambas suspensiones es muy generoso, con 200 mm y 220 mm para los ejes delantero y trasero, respectivamente, mientras que la distancia libre al suelo, de unos 220 mm es suficiente para practicar offroad por pistas sin ningún tipo de problemas, mientras que se nos quedará corto si nos vamos a trialeras y terrenos más rizados, abruptos, y con grandes irregularidades.

BMW R1200 GS 12

En cuanto a consumos, la inclusión del doble árbol de levas no cambiaba mucho el panorama, ni para bien ni para mal, y la moto seguía consumiendo los 5,5 litros a los 100 km de los modelos precedentes, siempre hablando de cifras reales. No son cifras especialmente bajas, pero sí son dignas de admirar si tenemos en cuenta que esta moto lo tiene todo en contra para poder consumir poco.

El motor es refrigerado por aire, que siempre tienen peor rendimiento termodinámico, el eje cardán introduce más rozamientos parásitos que la cadena, las trails jamás se han caracterizado por su buena aerodinámica y bajo peso, y encima estamos hablando de una mole de 1.170 cc. ¡Lo raro es que gaste tan poco! Con la llegada la refrigeración líquida el modelo sí que bajaría unas decimillas el consumo hasta quedarse en 5 y poco.

Viendo el tirón que estaba teniendo la moto, a los alemanes les dio por sacar algunas ediciones especiales que modificaban en parte la apariencia estética con nuevos esquemas de colores, para las fibras plásticas, la tapicería del asiento y los adhesivos del tanque de gasolina. Así por ejemplo hubo una Triple Black Edition, una Rally Edition y a mi juicio, la más bonita y mítica de todas, la 30 aniversario (en alemán 30 Jähre Edition), en conmemoración de los 30 años desde que se presentó la BMW R 80 G/S original.

BMW R1200 GS 24

BMW R 1200 GS Rally Edition

Respecto a cómo va, ya se ha escrito de ello en una y mil pruebas, pero la gracia de las GS siempre ha sido su equilibrio. En carretera podemos esperar una moto cómoda, fácil de llevar y con una ergonomía súper amable con nuestro cuerpo. En cuanto a protección aerodinámica no es tan brillante como su hermana Adventure, pero la cúpula delantera y los paramanos son tus grandes aliados circulando a altas velocidades.

En offroad no es la moto más práctica del mundo, pero gracias a sus suspensiones y al buen hacer del motor bóxer, su desempeño es muy digno, sobre todo en pistas rápidas y espacios abiertos más que en estrecheces y trialeras, donde su tamaño y peso juegan especialmente en su contra. Encaja mejor atravesando una estepa o unas salinas campo a través que en una pista rota y ratonera de montaña.

En cuanto a precios, nos podemos encontrar un poco de todo en el mercado de segunda mano. Podemos llevarnos una de estas desde unos 9.000 euros por unidades bastante trilladas a kilómetros. La parte positiva es que el bóxer, bien cuidado, es un motor eterno.

BMW R1200 GS 03

Depende mucho en el precio el kilometraje y estado de conservación, pero también los extras y el equipamiento opcional de la moto como las maletas, defensas, luces auxiliares y un largo etcétera. Si estamos hablando de alguna de las ediciones especiales, seguramente también haya que rascarse el bolsillo un poquito más.

Es por ello que si queréis comprar algo que ya venga bien “armado” y con un kilometraje razonable, os vais a tener que gastar unos 11.000-13.000 euros. Es mucha pasta por una moto de hace 10 años, que nueva de concesionario, pero pelada de equipamiento adventure, venía costando algo más de 14.000 euros. Pero ya sabéis, lo cierto es que las trail están de moda y la GS es la trail por antonomasia. Todo el mundo quiere hacerse con una, y eso al final se paga.

Calcula cuánto cuesta asegurar una BMW R 1200 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
JJ
Invitado
JJ

Genial reportaje. Gracias!,🙏🏻


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.