Moto del día: Buell Ulysses XB12 X

Moto del día: Buell Ulysses XB12 X

La única trail fabricada en serie con un verdadero motor Harley V-Twin


Tiempo de lectura: 5 min.

Si de algo no puede presumir Harley-Davidson en sus más de 120 años de historia es haber fabricados motos offroad. Y menos en los que en su corazón latiese una de sus señas identidad, que no es otra que un poderoso motor V-Twin. Ni su intento de fabricar una moto de cross con motor Aermacchi (la Harley-Davidson MX 250), ni tampoco la Harley-Davidson MT 500 con motor Rotax consiguieron apasionar a una marca en la que sus clientes tienen muy claro lo que quieren. Tuvo que venir “uno de fuera”, el talentoso Eric Buell, para poner una trail con motor H-D en la calle, la cual conoceríamos por Buell Ulysses XB12 X.

Cuando Eric Buell, siempre estrechamente relacionado con Harley-Davidson, fue auspiciado bajo el paraguas de la marca americana para desarrollar sus propias motos bajo el nombre de Buell Motorcycles, lanzó la alucinante Buell RR 1200 Battletwin. Luego vendrían otros modelos, como las Buell X1 Lightning, X9R Firebolt y tantas otras, caracterizadas por usar motores de procedencia H-D unidos a una parte de ciclo tecnológicamente avanzada (comparado con la matriz), y una agilidad que casi podríamos considerar felina.

Pero en el catálogo de Buell había un vacío, y lo quisieron llenar con la Buell Ulysses XB12 X. Dada a conocer en 2006, mantenía su enfoque deportivo, pero añadía la posibilidad de abandonar el asfalto y poder circular por pistas de tierra con no demasiada dificultad. Vaya, lo que viene siendo una trail actual.

buell ulysses xb12x 04

Montaba el motor Thunderstorm 1203 V-Twin refrigerado por aire/aceite, el cual entregaba 100 CV y un par máximo de 110 Nm. En 2009, cuando fue presentada la evolución de esta moto (corrigiendo algunos problemas que ya comentaremos), la cilindrada decreció y la potencia se vio rebajada hasta los 94 CV a 6.800 vueltas y un par máximo de 104 Nm a 6.500 RPM.

Aunque el motor tenía una banda de utilización bastante amplia, gracias a las pistonadas que ofrecía desde bajas vueltas, había muy poco margen entre el pico de par y el de potencia. De hecho, en las primeras versiones (2006), el corte se producía inmediatamente poco después, algo que a veces te pillaba casi de improviso.

En la posterior revisión el límite se subió hasta los 7.100 RPM, lo que permitía mantener las vueltas arriba y evitar un cambio de marcha no deseado. Sin embargo, en un uso en carretera era siempre más cómodo rodar más bajo de vueltas, aprovechando la casi omnipresente patada.

buell ulysses xb12x 02

Por supuesto, detalles como el depósito de combustible integrado en la viga del chasis principal, o el de aceite en el basculante, seguían siendo señas de identidad de todas las Buell, incluido la Ulysses. También una estética minimalista que, en este caso, obtenía un guardabarros frontal elevado, una pantalla de mayores dimensiones o la posibilidad de contar con maletas traseras (de serie en la Buell Ulysses XB12 XT). Su peso era relativamente bajo, sobre todo si lo comparamos con las trail actuales: 193 kilos. El depósito podía albergar aproximadamente 16 litros de combustible.

En un principio, la XB12 X montaba una horquilla invertida Showa con barras de 43 mm (165 mm de recorrido), pero posteriormente se cambiaron por otras de 47 mm con unas tijas mucho más rígidas, las cuales mejoraron enormemente el tacto del tren delantero. Detrás el amortiguador Showa era también completamente regulable, con mando remoto incluido para facilitar el ajuste de la precarga.

Otro de los cambios que se hicieron en la versión 2009 fue permitir un mayor ángulo de giro del manillar. Pasó de unos ridículos 54º a otros más normales 74º, que ya permitían hacer maniobras sin necesidad de necesitar un campo de fútbol para girar (o acabar desesperado de mover la moto adelante y atrás).

buell ulysses xb12x 06

Los frenos seguían la filosofía de Buell, confiando en un disco perimetral de 375 mm con pinza de seis pistones para el tren delantero. Detrás llevaba un convencional disco de 240 mm y un pistón. Las llantas era en ambos trenes de 17″, con neumáticos mixtos Dunlop D616 que fueron diseñados en exclusiva para la Buell Ulysses XB12 X.

Dentro de las innovaciones que siempre introducía Buell, destacaba el sistema Triple TailTM del colín. Con la posibilidad de ubicar de tres formas diferentes, este portaequipajes trasero podía funcionar como tal por detrás del asiento del pasajero o, en caso de ir en solitario, sobre él pudiendo así enganchar una bolsa de sillín. Como tercera opción, podíamos optar por colocarlo de forma vertical, sirviendo de respaldo para nuestro acompañante.

Venía con muchos gadgets, algunos de serie y otros disponibles como opción: puños calefactables, dos tomas de 12 V (salpicadero y bajo el asiento) o un más que generoso hueco bajo el asiento.

Sin embargo, de las ya de por sí pocas motos que vendía la marca, la Buell Ulysses XB12 X no se acercó ni por asomo al éxito que se le podría haber esperado. Quizás si hubiese nacido 10 años después (2016) habría sido más querida por el público. Puede que sea lo que le ocurra a la futura Harley-Davidson Pan America, la primera trail fabricada completamente por la marca. O puede que no, y de nuevo sea un rotundo fracaso. Solo el tiempo lo dirá, aunque lo que está claro es que tanto la H-D como la Ulysses ofrecen algo diferente en un segmento en el que todas empiezan a parecer motos clónicas.

Si la Buell Ulysses XB12 X te hace ojitos, las puedes encontrar de segunda mano desde los 4.000 euros. De comprar una, preferiblemente las posteriores a 2009 por de las mejoras que os hemos contado, y porque también consumían un poco menos y estaban más refinadas en líneas generales. La moto costaba nueva en su momento unos 12.000 euros

Calcula cuánto cuesta asegurar una Buell Ulysses XB12 X con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Soy muy fan de las Buell y desde luego te pones a mirar el peso de las maxi de más de 1000 c.c de hoy en día y “alucinas” con lo “ligera” que es esta norteamericana, eso sí, las Buell o las amas o las odias, y evidentemente yo soy de los primeros.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Sanaa Mokaddam