Menu

Moto del día: Bultaco Frontera

El principio del fin de una historia de éxitos

Moto del día: Bultaco Frontera

“¡La Bultaco Frontera, la motocicleta de enduro de alta velocidad que estabas esperando!”. Así se presentaba la publicidad del nuevo modelo de Sant Adrià de Besòs. La Frontera era una máquina con la se podía explorar el mundo sin que nada se interpusiese por su camino, con mecánicas lo suficientemente enérgicas y un manejo envidiable. La sucesora de la exitosa Matador representaba un estilo de vida.

Cuando la casa barcelonesa lanzó la Frontera en 1975, consiguió tener una de las mejores motocicletas todoterreno de la época. A lo largo de su vida comercial tuvo versiones cuyas mecánicas variaban desde los 74 hasta los 370 cm3, en todos los casos de un solo cilindro, dos tiempos y refrigeración por aire. El bastidor era de cuna simple en todos aquellos modelos equipados con un bloque mayor a 125 cm3.

Aunque se dirigía especialmente a pilotos que querían competir con plenas garantías (era casi idéntica a los prototipos probados en competición por los pilotos oficiales de la marca), muchos de sus propietarios eran simples aficionados al motociclismo de montaña que la usaban para distraerse por caminos fuera de asfalto. Además, las versiones de 75 y 125 cm3 tenían gran aceptación entre los jóvenes, ya que sustituían las antiguas Lobito de idéntica cilindrada.

Bultaco Frontera (1)

Bultaco Frontera 370 – Fotografía: Mecum Auctions

La Bultaco Frontera fue la moto de pilotos como Narcís Casas, José María Pibernat, Toni Soler o Joan Riudalbas

La Bultaco Frontera no era una merca actualización de la Matador, especialmente tras el fracaso de la Biflecha en 1973. Se cogió la ligera y potente Pursang de motocross y se adaptó a las regulaciones de enduro, una idea instigada entre otros por Toni Soler que resultó bastante acertada. La primera serie de la Frontera fue bautizada como Mk.9, continuando la numeración de la que hacía gala el modelo del que derivaba.

En 1976 aparece la Mk.10 con algunos cambios en el propulsor. Inicialmente vendida en cilindradas de 250 y 360 cm3, se dosificó la entrega de potencia en esta última y se alargaron las relaciones de la caja de cambios de cinco velocidades. Con el objetivo de cubrir el hueco que había dejado la Lobito, también aparecieron las primeras versiones de 74 y 125 cm3. Un año después se puso en venta de forma complementaria la Bultaco Gold Medal.

La Gold Medal (“Medalla de Oro”) apareció sólo ocho meses después de la presentación de la Frontera Mk.10. El motivo de este lanzamiento repentino fue el superávit de la Pursang con la que se encontró Bultaco después de que un importante pedido de Estados Unidos fuera rechazado, supuestamente motivado por la tardanza de su entrega. De hecho, la Frontera Gold Medal era realmente una moto de cross “disfrazada” de enduro con matrícula.

Bultaco Frontera Gold Medal

Aparte de proveer de motocicletas a organismos como la Cruz Roja y Correos, Bultaco también proporcionó las Frontera a las fuerzas armadas españolas, entre ellas la Guardia Civil

Derivaba directamente de la Pursang Mk.10 de ese mismo año, lo que la hacía muy difícil de manejar para usuarios que no fueran pilotos expertos. Las revistas especializadas de la época describieron así y la criticaron por ser un “lobo con piel de cordero”, lo cual, lejos de desalentar a los posibles compradores, tuvo la efecto contrario; el hecho de poder tener una moto que “era solo para campeones” sonaba demasiado bien.

En su versión 370, la Bultaco Frontera hacía gala de un bloque de 363,168 cm3 alimentado por un carburador Bing de 36 milímetros. El resultado era de 33,15 CV a 7.000 RPM y 34,32 Nm a 5.000 RPM. Una suspensión delantera conformada por una horquilla telescópica de 240 mm de recorrido y doble amortiguador detrás de 115 mm se encargaba de mantener estables los 109 kilos de masa en seco. Los frenos eran de tambor en ambos ejes.

Bultaco Frontera (2)

Bultaco Frontera 370 – Fotografía: Mecum Auctions

El cenit de la Frontera se alcanzó el 1978 con la última y más exitosa versión, la Mk.11. Esta moto marcó el principio del fin de una historia de éxitos para el panorama nacional. Fue con una Mk.11 370 oficial con la que Narcís Casas consiguió ese mismo año su último campeonato estatal de Todo Terreno y el de Bultaco, poco antes de que la crisis financiera acechase a la empresa catalana, agravada en 1979 y cerrando sus puertas definitivamente en 1983.

Las fotografías del modelo rojo y blanco pertenecen a una unidad estadounidense de 1977 subastada en 2017 por Mecum Auctions.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

5
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Juan Cobo Garcia
Invitado
Juan Cobo Garcia

Buen artículo pero tengo que hacer dos correcciones sobre la gold medal 370:
La potencia anunciada era 43 cv y atrás lleva dos amortiguadores betor de gas con botella y no un mono amortiguador.
Yo conservo una comprada en el 78

Pablo Mayo
Editor

Gracias Juan. Antes de nada, mi enhorabuena por mantener una clásica como esta. Efectivamente los amortiguadores traseros eran dos, pero según las especificaciones que tenemos de la Bultaco 370 Frontera (no la «gold medal»), la potencia es correcta. Te adjunto un par de fuentes:

http://www.yclasicos.com/spa/item/resource/ART30099/BULTACO_FRONTERA_370-250.PNG comment image?format=1500w

Juan Cobo Garcia
Invitado
Juan Cobo Garcia

Correcto, muchas gracias por la aclaración

Fernando
Invitado
Fernando

No es correcto ninguno de los dos datos de potencia para la gold medal 370.
Los 33 y pico que dice el reportaje son de la frontera mk10 no de la golg medal.
Los 43 de la correccion tampoco pues la pursang 370 mk10 tenia 41’37cv,asi que con encendido de platinos y un escape mas tapago y silenciado,es imposible que la superara diendo el mismo motor. Lo de los 43 cv es una errata que ya habia leido y escuchado. Rondaria los 40,que no estaba nada mal en le epoca.

Jose
Invitado
Jose

Cada vez que veo una Bultaco…lo que podía haber sido con un mínimo de seriedad en la fábrica. Destinaban muchos recursos (que no sobraban) a la competición, que era lo que le gustaba al Paco Bultó, pero pocos a asegurar la calidad del producto o la fabricación de recambios. Y eso les hundió, porque el importador americano les devolvía pedidos enteros con motos sin acabar, o mal terminadas. Y Don Paco además no aceptaba que le dijeran cosas tipo «oiga, que le voy a comprar 2000 motos, porque no hace un pequeño cambio en XXX que es lo que llevan… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.