Moto del día: Honda FTR 250

Moto del día: Honda FTR 250

Una dirt track japonesa que homenajeaba sus cuatro títulos en el AMA


Tiempo de lectura: 3 min.

En 1986 Honda decidió crear una motocicleta que rindiese homenaje a sus triunfos en el Campeonato AMA de Dirt Track. Nacía la Honda FTR 250, la cual tuvo posteriormente continuidad con la Honda FTR 233. Es un modelo curioso que solamente se vendió en Japón, pero cuenta una historia muy bonita, ya que sus raíces nacen al otro lado del Océano Pacífico, en un intento de los nipones por conquistar una carrera genuinamente americana.

Para conocerla debemos dar un pequeño salto en el tiempo, concretamente hasta principios de los años 80. Ese fue el momento en el que Honda se planteó acabar con el dominio de Harley-Davidson en el AMA Dirt Track. En 1981 presentaron su primera motocicleta, la Honda NS 750, y que estaba fabricada a partir del extraño motor bicilíndrico a 80º de la Honda CX 500. Realmente no fue la mejor idea, ya que entre el 81 y el 82 solamente ganaron una carrera.

Honda 1984 RS750D

Honda RS 750 D de 1984

Fue entonces cuando decidieron volver a la mesa de dibujo y desarrollar una nueva motocicleta desde cero. Y la mejor forma de ganar a Harley-Davidson era con sus mismas armas, así que la nueva Honda RS 750 de 1983 montaba un motor bicilíndrico en V de 749,5 cc con cuatro válvulas accionadas por un árbol de levas (Harley usaba dos válvulas y empujadores, lo que la hacía más brusca y menos potente). Desde el principio se vio que la nueva moto tenía mucho más potencial y ya el primer año ganó carreras.

En 1984 Honda echó el resto y contrató a los dos mejores pilotos del momento: Bubba Shobert y Ricky Graham. Ese año Ricky se hizo con el título, con Shobert segundo. Y aquí empezó el dominio, porque el propio Bubba se hizo con la victoria en 1985, 1986 y 1987, lo que supuso cuatro títulos seguidos para la firma japonesa.

Por aquel entonces en Japón causaban furor las motos réplicas de competición: de velocidad, de motocross y también de Dirt Track. Es por ello que Honda lanzó una moto con el estilo y los colores de la RS 750, pero en formato pequeño.

honda ftr250 2

La Honda FTR 250 contaba con un chasis de doble cuna de acero, en el que alojaba un motor monocilíndrico de 249 cc refrigerado por aire y alimentado por un carburador. El motor era compartido con la Honda XR 250 R, entre otras, ese famoso RFVC (Radial Four Valve Combustion Chamber o Cámara de Combustión de Cuatro Válvulas Radiales) del que podéis ver este ilustrativo vídeo.

Entregaba una potencia de 27 CV, más que suficientes para una moto de 122 kg y enfoque muy tranquilo. Horquilla telescópica, monoamortiguador trasero, disco delantero y trasero y una postura de conducción muy cómoda permitían circular con ella tanto por el asfalto o fuera de él. La forma del depósito, los portanúmeros laterales y el aspecto del colín eran herencias directas del modelo de competición al igual que su decoración basada en los colores corporativos de HRC.

En el año 2000 Honda sacó una nueva versión denominada Honda FTR 233. En este caso la desdobló en dos versiones: una manteniendo la estética Dirt Track y otra con unas formas más tradicionales. Seguía siendo una moto muy sencilla, que en este caso montaba un motor de 223 cc que rendía 19 CV, manteniendo tanto su alimentación por carburador como la caja de cambios de cinco velocidades. El peso aumentó ligeramente hasta los 128 kg y estuvo a la venta hasta 2016, cuando finalmente desapareció del catálogo.

Además de en Japón, esta segunda versión estuvo a la venta en Sudamérica, sobre todo la menos radical en sus formas. Aquí lógicamente es muy raro, por no decir prácticamente imposible, encontrar una, aunque su aspecto encajaría perfectamente con la tendencia actual de motos retro.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Honda FTR 223 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.