Moto del día: Yamaha GR 50

Moto del día: Yamaha GR 50

Naked a escala reducida


Tiempo de lectura: 2 min.

Hoy toca ración de clásicas porque vamos a hablar de la Yamaha GR 50, una pequeña naked de estilo café racer y pequeño motor monocilíndrico de dos tiempos que la marca de Iwata comercializó a mediados de los años 70.

Quizá por mecánica nos parezca poco más que una bicicleta, pero en el apartado estético tenía unos cuantos detalles y guiños al mundo de las carreras como la forma del asiento que acababa en una subida pronunciada que hacía las veces de respaldo, ideal para poner ahí el trasero y agacharte sobre el depósito con el fin de alcanzar la máxima velocidad posible.

El colín con los laterales redondeados para colocar el dorsal del piloto también nos recuerda al mundo de las carreras, al igual que el depósito de combustible de formas estrechas y alargadas completaba esa idea de moto “deportiva” pese a su escueta cilindrada.

No obstante, si atendemos a su ciclística está claro que no estamos hablando de una deportiva. No hay más que fijarse en los amortiguadores gemelos en el tren trasero o los frenos de tambor en ambos ejes. Hoy nos pueden parecer características del pleistoceno, pero es que esta moto pertenece casi a esa época. Estamos hablando de casi 50 años a sus espaldas.

El pequeño monocilíndrico refrigerado por aire erogaba unos tímidos 4,5 CV de potencia a 8.000 vueltas con un par motor de 4,2 Nm. Leedlo bien: 4,2 no 42. Cifras discretas para mover un conjunto de peso también discreto, ya que daba en báscula 64,5 kilos. Hoy en día hay patinetes eléctricos que casi pesan más. Era una moto realmente baja y compacta.

Pero pensémoslos bien. La Yamaha GR 50 tenía un pequeño chasis tubular de cuna simple que en poco se diferenciaba del que pudiera tener una bicicleta y el sistema eléctrico carecía de batería o puesta en marcha puesto que el motor cobraba vida con el clásico e infalible arranque por patada o kick start.

Yamaha GR 50 2

Desgraciadamente, la Yamaha GR 50 nunca llegó a nuestro país. Por aquellos años los fabricantes asiáticos aún se estaban labrando su camino hacia occidente, y en suelo patrio teníamos nuestras Puch Monza 50, Bultacos y demás motocicletas de la industria nacional que en verdad poco distaban a nivel técnico de esta Yamaha, si no  la superaban como ocurría en muchos casos.

Y es que esta pequeña moto nunca estuvo pensada para aumentar la imagen y el buen nombre de Yamaha, para eso, para la conquista de occidente, tenía otros modelos mucho más deseables, prestacionales y vanguardistas. Al final, nuestra protagonista era sencillamente eso: un vehículo humilde y asequible para poner en movimiento a un país, en este caso, a su Japón natal.

 

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.