CFMOTO 300 SR 2021, la A2 con espíritu deportivo

CFMOTO 300 SR 2021, la A2 con espíritu deportivo

29 CV y estética agresiva por 4.195 euros


Tiempo de lectura: 2 min.

CFMOTO actualiza su deportiva de 250 cc, aumentando la capacidad de su motor hasta los 300 cc pero manteniendo la misma esencia. Apostando por ofrecer la mejor relación calidad/precio, la nueva CFMOTO 300 SR 2021 se erige como una opción para aquellos que buscan una moto de aspecto sport y potencia comedida por poco más de 4.000 euros.

La CFMOTO 300 SR 2021 llega con un nuevo motor monocilíndrico de 292 cc (78×61,2 mm), culata DOHC de cuatro válvulas, refrigeración líquida y una potencia máxima de 27,7 CV a 9.750 RPM. El par máximo está situado en los 25,3 Nm a 7.250 vueltas.

En su interior encontramos detalles como que las válvulas están reforzadas con nitrógeno y cobalto, o la camisa del pistón con baño de grafito y tratamiento cerámico. Con transmisión de seis velocidades, el embrague es antirrebote con el fin de ayudar a evitar bloqueos en reducciones a altas vueltas.

CFMoto 300 SR 5

Declara unas prestaciones más que interesantes, tanto por velocidad punta (139 km/h), como por consumo (3,1 l/100). Con los 12 litros que se pueden albergar en el depósito, es capaz de realizar tiradas de 400 km entre repostaje y repostaje. El peso, algo muy importante en este tipo de motos dirigidas a gente con poca experiencia, se queda en 165 kg.

El chasis es una estructura tubular de acero, con el motor situado en medio. El subchasis también es tubular y fabricado en el mismo material. Monta horquilla invertida de 37 mm regulable y con muelles progresivos en su interior. Detrás, un monoamortiguador con muelle de paso variable y regulación. Disco delantero de 292 mm con pinza de dos pistones y otro trasero de 240 mm con pinza monopistón. Están suministrados por la empresa española J.Juan y el ABS, de dos canales, es de Continental.

A medio camino entre una postura deportiva y confortable a la vez (semimanillares por encima de la tija y estriberas retrasadas), el asiento está situado a 780 mm, lo que permite que cualquier conductor de cualquier talla pueda llegar al suelo con facilidad.

CFMoto 300 SR 3

Con una apariencia agresiva, la CFMOTO 300 SR cuenta con detalles como la iluminación completamente LED, o la pantalla de instrumentación digital TFT con multitud de información.

El precio de la CFMOTO 300 SR le sitúa en una de las opciones más económicas del segmento. Está ya disponible por 4.195 euros.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.