Moto del día: Cagiva Canyon 500

Moto del día: Cagiva Canyon 500

La desapercibida Trail media de Cagiva


Tiempo de lectura: 5 min.

Estoy seguro que la mayor parte de vosotros conocéis a Cagiva por sus famosas mecánicas dos tiempo ochenteras y noventeras que hacían que los latidos de los jóvenes más quemados subiesen por encima de las 12.000 RPM. Esto lo pudimos ver en otras Motos del día como la Cagiva Freccia o la Cagiva Mito o con algunas otras con las que también hicieron sus pinitos en competición como con la C 594.

Pero Cagiva también tiene buenas motos icónicas con mecánicas cuatro tiempos como la Cagiva Elefant 900 con motor Ducati, o las Raptor 650, Navigator 1000 o Xtra Raptor 1000 con motor Suzuki. También tuvo algunos desarrollos de motor propios en mecánicas cuatro tiempos como el realizado en nuestra “compañera” de hoy, la Cagiva Canyon 500, una moto trail que pasó de puntillas por un mercado en el que las Aprilia Pegaso y BMW F 650 se vendían como rosquillas -sobre todo esta última-.

El motor de esta Canyon 500 es cierto que se encontraba derivado de la W16 de enduro de la marca y que se montó a su vez en la Canyon 600, que fue la primera versión del modelo, y que estuvo a la venta durante únicamente un periodo de dos años. Curiosamente, con la mejora del propulsor y puesta a la venta de la Canyon 500 se decidió reducir ligeramente la cilindrada manteniendo un rendimiento similar pero conteniendo algo el consumo y solucionando algunos problemas de juventud.

Cagiva Canyon 500 2

Si hacemos un repaso visual por sus líneas vemos que para el ojo no entrenado podría pasar por un clon más de la BMW F 650 de la época, ya que se vendieron en periodos de tiempo similares, concretamente este modelo de Cagiva del año 1997 al 2002. Las similitudes las podemos encontrar en la doble salida de escape con un silencioso a cada lado, las formas de depósito redondeadas y un frontal generoso con cúpula de grandes dimensiones, pero al contrario que en la Pegaso y la F 650, en este caso se opta por un doble faro de pequeñas dimensiones y que a mi juicio crea un conjunto muy bien resuelto.

El motor, como anticipaba, sufrió una evolución mecánica para afrontar algunos problemas de juventud surgidos en la primera versión de 600. Estos problemas eran sobre todo de tipo eléctrico, en los que eran tendentes a fallar sobre todo los alternadores y motores de arranque, algo que sin embargo reportaron también algunos usuarios del modelo 500.

En general el motor es de gran simpleza y cubica 498 cc. Es un monocilíndrico con un único árbol de levas en cabeza y cuatro válvulas con refrigeración mixta aire-aceite. El diámetro/carrera es de 92,8×73,6 mm, su alimentación se realiza a través de un carburador Mikuni BST 40 y posee encendido electrónico. La caja de cambios es de cinco relaciones con transmisión final mediante cadena.

Cagiva Canyon 500 3

Con todo esto las prestaciones no te dejarán con la boca abierta, pues es capaz de entregar 34 CV a 5.900 RPM y de generar un par de 39 Nm a 5.200 RPM. No es una potencia para llevarnos las manos a la cabeza, pero la capacidad de tracción cuando el terreno se complica es muy buena gracias a un motor que se muestra bastante lleno en su banda de uso y a un buen escalonamiento de su caja de cambios.

El chasis es de simple cuna desdoblada en su parte baja para sostener sobre la misma al propulsor, y se encuentra construido íntegramente en acero. El basculante de doble brazo está fabricado igualmente en acero, creando un conjunto con buena rigidez para la potencia, peso y pretensiones del modelo.

El conjunto de suspensiones, por el contrario, es muy mejorable sobre todo si nos queremos adentrar con ella por caminos y pistas. En la parte delantera cuenta con una horquilla telescópica convencional que posee un recorrido de 170 mm y no tiene posibilidad de regulación, lo que junto con un tarado bastante blando obliga al piloto aminorar la marcha si la pista se pone complicada. Detrás encontramos un conjunto algo más elaborado formado por un monoamortiguador que en este caso es regulable en precarga de muelle y que va anclado sobre un sistema progresivo de bieletas.

Cagiva Canyon 500 4

Los frenos cumplen su función para detener un conjunto de tan sólo 165 kg -en seco-, ya que cuenta con un equipo delantero con pinza de anclaje axial y doble pistón que se encarga de parar un único disco de 296 mm, y un conjunto trasero que cuenta también con pinza de doble pistón y un disco de 240 mm. Se muestran más que suficientes para detener la moto bajo cualquiera de los usos a los que su mecánica se pueda enfrentar.

La idea de moto todo uso la vemos también reflejada en su llanta delantera de 19 pulgadas, con un ancho de neumático de 100/90, una opción intermedia entre las comunes medidas de carretera de 17 pulgadas y las más offroad, que suelen equipar llanta de 21 pulgadas. En el eje posterior encontramos esta vez una llanta de 17 pulgadas con un neumático más ancho de 140/80, que busca el compromiso de proporcionarle mayor estabilidad sobre asfalto y no penalizar demasiado en terrenos complicados.

Sin duda de esta Cagiva podremos decir que sin ser una mala moto vivió a la sombra de dos huesos duros de roer que tenían algo más de potencia y que cumplían en casi todo lo que los usuarios querían en una moto de este tipo.

Cagiva Canyon 500 5

Sin embargo, no podemos decir que esta italiana fuese una mala moto, ya que su protección aerodinámica y habitabilidad, con un asiento cómodo para piloto y pasajero, y su consumo de combustible aún menor que en sus competidoras, deberían haber sido dos buenas bazas para poder competir cara a cara contra ellas.

Pero una mala campaña publicitaria, una red de concesionarios claramente insuficiente y la mala fama de la fiabilidad de las motos italianas en conjunto, con una mala política postventa en esos años, hicieron que muchos motoristas no la llegasen a conocer o automáticamente descartasen su compra.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Cagiva Canyon 500 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Carlos Deseda
Invitado
Carlos Deseda

Tengo una Cagiva Gran Canyon 900 i.e. motor Ducati año 2000.. Una maravilla de moto. Mucho torque, sonido Ducati Desmo. Que más se puede pedir.

Enrique castro
Invitado
Enrique castro

Buen dia a todos.desde nueva batalle con el Estator y alternador nunca pude conseguir piezas para la canyon pero aún la conservo y sin duda causa buenas impresiones a su paso.

Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Sin duda la mala fama de las motos italianas la lastro, eso sí, soy de los “raros” que han tenido una Cagiva de “gran cilindrada” por aquí, guardo muy buenos recuerdos de la Cagiva Raptor 650 que tuve. Estéticamente esta Canyon me parece muy lograda y ha envejecido francamente bien, incluso la posterior Navigator 1000 copiaba sus formas.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!