Moto del día: Honda FT 400

Moto del día: Honda FT 400

Grande pero económica


Tiempo de lectura: 3 min.

La Honda FT 400 (de Flat Track) es otra de esas motos atípicas y desconocidas en nuestro país, puesto que nunca llegó a estas tierras. El modelo se presentó en 1982 y la idea era ofrecer un producto sencillo, fiable y asequible, pero que ofreciese un punto extra respecto a las típicas 125 y 250 de aquella época, que eran las utilitarias para el día a día.

Mecánicamente estaba animada por un motor similar al de estas últimas, un monocilíndrico refrigerado por aire y con cuatro válvulas por cilindro. El extra estaba en esos 400 cc de cilindrada que aportaban un plus de prestaciones.

La potencia llegaba hasta los 27 CV, que en comparación a los “diecimuchos” o 20 que venían dando las cuarto de litro de aquella época ya era una mejoría notable. Y ya no era solo la cifra final, sino que el caballaje estaba más a “mano”, ya que la cifra máxima se conseguía a 6.500 vueltas, por lo que no había que jugar en demasía con el cambio para sacar su jugo.

Honda FT 400 2

Si nos fijamos en las fotografías vemos que el esquema general era similar al de las 250 y 125 de la época, como por ejemplo la Honda CB 250 o la Yamaha SR 250. De hecho, si no te dicen que es de 400 cm3 lo mismo no te das cuenta.

El chasis de semicuna tubular construido en acero era una solución idéntica, mientras que una horquilla frontal y una pareja de amortiguadores gemelos completaban la ciclística. Eran componentes simples, humildes y económicos, justo lo que pretendía la moto. Obviamente no era un prodigio en cuanto a dinamismo, pero no era eso lo que se buscaba.

Donde la moto se salía del tradicional “sota caballo y rey” que tanto le gusta a los fabricantes japoneses era en el apartado de la estética. Aquí se liaron la manta a la cabeza y experimentaron con algunos conceptos rompedores.

El primero fue el jugar con las formas cuadradas, tanto en los retrovisores como sobre todo en el foco frontal. Pocas cosas han envejecido tan mal en el mundo de la moto como los faros cuadrados, esa aberración estética de los años 80. Hoy en día me parecen una atrocidad, aunque quien sabe, lo mismo en aquella época eran lo más, como juntar el fucsia con el negro.

Honda FT 400 3

El otro reclamo estético al que tampoco le ha sentado bien el paso de los años es el diseño de las llantas de aleación cuya forma de estrella de cinco puntas es cuanto menos… un poquito satánica. O a mí me recuerda en parte a ese rollo de la espiritualidad maligna.

Nunca fue una moto especialmente refinada. En general, todos los productos de Honda son de buena calidad, pero hay unas Hondas, un pequeño grupo de privilegiadas que están hechas con un mimo especial, mientras que otras están más “descuidadas”. La Honda FT 400 pertenece a estas últimas. Las vibraciones eran una constante en este modelo y además no aguantaba todo lo bien que cabría esperar el paso del tiempo.

Justo en el mismo año en el que se presentó esta, los japoneses sacaron una hermana gemela suya un poca vitaminada, la Honda FT 500, que en esencia era la misma moto, pero con un poco más de carrera de pistón, de ahí el incremento en la cilindrada y también en la potencia, que llegaba hasta los 32 CV.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Jiménez