Moto del día: Moto Guzzi 1200 Sport

Moto del día: Moto Guzzi 1200 Sport

Una Sport Turismo con carácter y grandes cualidades ruteras


Tiempo de lectura: 7 min.

La Moto Guzzi 1200 Sport llegaba en el mes de octubre de 2006 hasta el stand de la marca italiana que lucía en el Salón de Colonia -INTERMOT- de aquel mismo año. Derivada directamente de la Breva STR 750, modelo con aspiraciones más turísticas, esta nueva naked de gran cilindrada tenía la misión de cumplir con las expectativas de la clientela más exigente de la firma en cuestiones más deportivas, aunque sin perder esa versatilidad que caracterizaba a las motocicletas salidas de la factoría transalpina.

En su punto de mira, y a partir de aquel mismo instante, quedaban modelos como la Aprilia Tuono 1000 R o la Ducati Monster 1000 S4, que en esencia compartían una misma filosofía, aunque enfocada de distinto prisma. La Moto Guzzi 1200 Sport una opción más pasional que la competencia, algo que por otro lado ha quedado patente a lo largo de la historia en la mayoría de los casos en las motocicletas diseñadas y construidas por la marca.

En la primera serie que se comercializó del modelo dispuso de un propulsor bicilindrico en V a 90º con dos válvulas por cilindro y refrigeración por aire, alimentado por un equipo de inyección electrónica obra de Marelli-Weber y compuesto por cuerpos de 45 mm de diámetro. Por su parte, las cotas quedaban en 95×81,2 mm, si hablamos del diámetro y la carrera del V2 italiano, situado de manera transversal en el bastidor de esta naked.

Moto Guzzi 1200 Sport 4V 2

Moto Guzzi 1200 Sport 4V

La Moto Guzzi 1200 Sport se posicionaba dentro de la gama de la marca italiana como una opción más deportiva que su hermana, la Breva

Otros aspectos técnicos de aquella moto eran un cambio de seis relaciones accionado por medio de un embrague en seco, así como una transmisión en la que actuaba un sistema cardán, que a la vez hacía función como basculante trasero de tipo monobrazo. Este iba anclado a la parte baja del chasis tubular fabricado en acero de simple cuna, logrando de este modo conferir la rigidez necesaria para exprimir al máximo las prestaciones de la 1200 Sport.

En cuanto a los componentes que aderezaban la parte ciclo de esta italiana eran, como no podía ser de otra manera, de lo más selecto del mercado, ya fuera en su frenada firmada por Brembo y su Serie Oro, donde un doble disco de 320 mm y pinzas radiales de cuatro pistones actuaban en el frontal, junto a un solo disco de 282 mm y pinza de doble pistón paralelo en la trasera o en sus suspensiones, con una horquilla telehidraúlica Marzocchi conformada por sendas barras de 45 mm en la parte delantera y un monoamortiguador trasero en el eje posterior.

Todo el equipo quedaba apoyado sobre unas llantas Marchesini de aluminio fundido y tres brazos, calzadas con neumáticos Metzeler Sportec M3 en medidas 120/70 ZR17 en la parte delantera y 180/55 ZR17 en la zaga, encargados de transmitir al suelo los 95 CV de potencia a 7.800 RPM y los 100 Nm a 6.000 RPM que era capaz de generar el V-Due de la esbelta 1200 Sport.

Moto Guzzi 1200 Sport 4V 3

Moto Guzzi 1200 Sport 4V

Como es típico en las creaciones de marcas italianas, y por supuesto en la marca de Mandello del Lario, la parte ciclo es de uno de los aspectos más selectos y trabajados del conjunto

Si hablamos de cotas generales, la moto llegaba en la báscula hasta los 229 kilogramos en seco, situando su distancia entre ejes en los 1485 mm y contando con una capacidad en su depósito de combustible de 23 litros, logrando de este modo aprovechar sus cualidades ruteras al máximo sin tener que parar a repostar con mucha asiduidad, ya que podía abordar distancias en torno a los 350 kilómetros sin que viéramos la aguja del indicador flirtear con la reserva.

Como no podia ser de otro modo, la Moto Guzzi 1200 Sport contaba con un nivel de acabado y equipamiento muy logrado, algo cada vez más característico de las motocicletas de Mandello del Lario. Entre lo más destacable su pequeño cupolino frontal a juego en materia de coloración con la tapa trasera del colín.

También reseñable su cuadro de instrumentos heredado de la Breva, pero vestido para la ocasión con el fondo de sus relojes en blanco, acentuando de este modo ese carácter racing que se le pretendía a la italiana. En él contábamos con tres relojes: cuentavueltas, velocímetro y nivel de combustible, así como una fila de testigos luminosos sobre el velocímetro y una pantalla digital a modo de ordenador de a bordo, con el manejo de esta desde la piña derecha y en la que encontrábamos datos como kilometraje total y parcial, reloj horario o temperatura ambiente.

Moto Guzzi 1200 Sport 4V 4

Moto Guzzi 1200 Sport 4V

Con un precio de 12.570 euros, de comienzos del año 2007, deberíamos abonar un plus de 700 euros si queríamos optar por la opción del ABS, en la que se incluían un equipo de discos floreados en su frontal. Además, y de modo opcional, podíamos optar por un kit completo de maletas, sistema de alarma antirrobo o incluso una funda para tapar a nuestra joya venida desde tierras italianas.

Si lo nuestro era la pista, entonces Moto Guzzi nos ofrecía dos kits específicos para darle ese plus de deportividad a la 1200 Sport. En el primero de ellos ponía a nuestra disposición un escape completo de titanio 2-1-2 obra de Lafranconi, que además de proporcionar mejoras dinámicas, sonaba y le confería una imagen a esta naked totalmente embriagadora. Este se complementaba con una nueva ECU y mejora en el sistema de admisión.

Además de un completo equipamiento de serie, la Moto Guzzi 1200 Sport disponía e algunos opcionales muy interesantes, como los kit de modificación destinados a un uso en pista

Si esto nos parecía poco, siempre estábamos a tiempo de irnos con “la capaza cargada a tope” y para ello la firma italiana disponía de un segundo kit, donde los conductos de admisión y escape eran rebajados al máximo, y además se incorporaba un kit para modificar la compresión del propulsor bicilindrico, logrando rebasar ampliamente los 105 CV de potencia al final de la preparación.

Moto Guzzi 1200 Sport 4V 5

Moto Guzzi 1200 Sport 4V

Para el año 2009 se presentaba una renovada 1200 Sport, con un propulsor totalmente rediseñado, que ahora portaba cuatro válvulas por cilindro y en el que además se había revisado apartados como la inyección, donde los cuerpos llegaban hasta los 50 mm, o el sistema de escape, con un nuevo silenciador de forma cónica, donde su tapa posterior simulaba las hélices de una turbina.

Otros detalles como la tulipa del piloto trasero en blanco, antes en rojo, o la decisión de pintar tanto el bloque, a excepción de la tapa de las culatas, como el brazo del cardán y a su vez basculante en color negro, eran parte de los detalles que rejuvenecían la estilizada línea de la naked de gran cilindrada de la firma europea.

Con las nuevas mejoras en cuestiones mecánicas, la Moto Guzzi Sport 1200 llegaba hasta los 108 CV de potencia a 7.500 RPM y el par máximo se situaba en unos generosos 108 Nm a 6.400 RPM, manteniéndose la velocidad máxima por encima de los 220 km/h. El precio prácticamente se mantuvo inalterado rondando los 13.000 euros y esta versión se mantuvo hasta entrada la temporada 2013 dentro del catálogo de la marca, junto a una variante que aparecería en el año 2011 denominada Corsa, y en la que, más allá de retoques estéticos, no tendría cambios reseñables respecto a la opción estándar.

Moto Guzzi 1200 Sport 8V 1

Moto Guzzi 1200 Sport 8V

En la actualidad la Moto Guzzi 1200 Sport no es un modelo que se prodigue mucho en nuestro mercado de ocasión, aunque podemos encontrar algunas unidades a partir de los 5.000-6.000 euros de ejemplares “Pre” y a partir de los 8.000 euros si queremos hacernos con una unidad que porte el bloque de ocho válvulas, siendo una gran opción para quien busque una Sport Turismo con mucha personalidad y grandes cualidades ruteras.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Moto Guzzi 1200 Sport con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!