Moto del día: ABC 3 h.p.

Moto del día: ABC 3 h.p.

Un diseño revolucionario y muy avanzado para su época, sentó las bases para muchos fabricantes


Tiempo de lectura: 4 min.

Cuando el otro día hablamos del ABC Skootamota, dijimos que no era el único modelo que había creado Granville Bradshaw, un genio capaz de trabajar con toda clase de vehículos, incluyendo aviones. Y comentamos de pasada que había creado otro modelo revolucionarios, con motor bóxer transversal a la marcha, precursor también de posteriores modelos de otros fabricantes. La ABC 3 h.p. (conocida también como ABC 400) de 1920 era de lo mejor que se podría comprar e aquellos años. Si tenías dinero, claro.

Está claro que eso de usar motores bóxer en las motos no era algo nuevo. La Douglas Model A 2¾ HP y posteriores versiones son una buena muestra de ello. Tanto que BMW les copió descaradamente con su motor M2B15 (primer bóxer de los alemanes), y que su diseñador Max Friz encajó precisamente en un chasis Douglas allá por 1920.

Pero ese mismo año hacía acto de presencia la ABC 3 h.p., la cual le daba una vuelta al asunto. Literalmente. Debió dejar a BMW con el culo transversal. Granville Bradshaw fabricó el primer prototipo en solamente tres semanas, con el objetivo de que los 3.500 trabajadores de la compañía de aviación Sopwith (propiedad de ABC Motors), pudieran mantener su puesto de trabajo tras la Primera Guerra Mundial.

ABC 400 1920 03

La revolución vino porque el motor, un dos cilindros bóxer de 397 cc y 8 CV de potencia, estaba montado de forma transversal a la marcha. Luego aparecería BMW con un diseño similar. No creemos en las casualidades. Cuando vio la luz en 1919, durante el Salón de la Motocicleta, causó sensación.

Este motor de cuatro tiempos refrigerado por aire incluía muchas innovaciones que no habían sido utilizadas en las motos hasta entonces. Por ejemplo, los cilindros eran de acero torneado. y los pistones de aluminio. Con distribución OHV, las válvulas estaban situadas en cabeza (culatas semiesféricas) y la alimentación se confiaba a un carburador Claudel-Hobson de 22 mm. El chasis, era un doble cuna, muy rígido y novedoso, que no solo protegía el motor tanto de caídas como del barro, sino que no impedía una fácil extracción del motor.

Era capaz de subir hasta las 6.000 vueltas, con una velocidad máxima que rozaba los 100 km/h y una caja de cambios manual en H de cuatro velocidades, que se manejaba con la mano derecha. Esta era toda una novedad, pues estaba integrada en el propio diseño del motor.

ABC 400 1920 02

Contaba por aquel entonces con llantas de 26 pulgadas, protección para las piernas, frenos de tambor tanto delante como detrás, suspensión delantera y trasera de ballestas, e incluso ofrecía como opción una iluminación eléctrica. Se pensó en dotarla de arranque a patada, pero se comprobó que ponerla en marcha a empujón era muy sencillo, por lo que se desestimó su uso.

La prueba de fuego de la ABC 3 h.p. vino en 1920. Fue cuando con Jack Emerson a los mandos destrozó en Brooklands el récord de velocidad de la hora, rodando a una media de casi 70,4 mph (113 km/h). Cuentan en Moto Collection que en un principio, la empresa anunció que la producción de la ABC 3 h.p. sería de entre 5.000 y 10.000 unidades al año, a un precio cada una de 315 dólares de la época.

La gente se lanzó como loca a reservar una, pero tanto la fábrica como los trabajadores tuvieron problemas y los pedidos se retrasaron. Por si fuera poco, el precio no era realista, y cuando los primeros modelos estuvieron listos, se comprobó que no se podían vender a menos de 675 dólares, con lo que la gente canceló los pedidos.

En 1921 la producción cesó con unas 3.200 unidades fabricadas, no sin haber tenido muchos problemas con el material de las varillas de empuje de las válvulas en los primeros modelos. Bristol, que también fabricaba aviones, compró el diseño.

Por aquel entonces estaba en negociaciones con los franceses de Gnomo y Rhone una licencia de motor, y fabricó su propia versión como parte del acuerdo bajo el nombre de ABC-Gnome & Rhone. El motor daba la mitad de potencia, y estuvo a la venta hasta 1925 con unas 1.500 unidades más puestas en la calle.

Aquí terminaba la historia de la ABC 3 h.p., pero dejando sin duda su impronta. Si queréis profundizar en su historia (o la de de ABC), os recomendamos echar un ojo a ABC Road Motors.

Fotografía: Yesterdays.nl


Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Sanaa Mokaddam