Menu

Moto del día: Crocker V-Twin

La moto estadounidense más rápida de entreguerras

Moto del día: Crocker V-Twin

Aunque el nombre Crocker puede no resonar entre los no iniciados tan fácilmente como Harley-Davidson o Indian, los entusiastas reconocen a estas motocicletas californianas como algunas de las más deseables y potentes de la era anterior a la guerra. La Crocker V-Twin es una de las motocicletas más valiosas del mundo, junto con otros modelos como la Vincent Black Shadow o la Brough Superior Golden Dream.

Grande y temeraria, la Crocker V-Twin incorpora numerosas disciplinas de diseños estéticas y funcionales de la época, y muestra tanto matices del mundo de la aviación como marino en su construcción. No se intentan ocultar los componentes mecánicos; desde el pedal de hasta los reposapiés, y desde las líneas expuestas del circuito de gasolina combustible y aceite hasta la palanca de cambios montada en el depósito, la funcionalidad y la elegancia conviven en armonía.

A mediados de la década de los años 30, Albert Crocker, fundador de la compañía, y Paul Bigsby, piloto y director de la empresa, comenzaron a trabajar en una motocicleta bicilíndrica de alto rendimiento y, en 1936, la primera unidad salió de la fábrica. La Crocker V-Twin «Small Tank» había llegado en un buen momento para las motos de turismo de alta velocidad, pero Crocker se soprendió cuando recibió más pedidos de los que podía aceptar de su nuevo modelo.

Crocker V Twin (4)

Crocker V-Twin «Small Tank» (1937)

Las primeras 23 Crocker construidas utilizaron cámaras de combustión hemisféricas, una característica que Chrysler comenzaría a explotar en los años 50 para sus coches

Al igual que la Brough Superior SS100 construida en Gran Bretaña, cada Crocker V-Twin sería única y estaría adaptada a las especificaciones del cada nuevo propietario. El motor inicial fue un bloque de 999,6 cm3, el tamaño más común. Sin embargo, también estaba disponible un bloque de 1.491 cm3. El primero de ellos entregaba 61 CV y lanzaba a la moto una velocidad máxima de 177 km/h, suficiente para vencer al SS100 y muy cerca de la Vincent Rapide.

Más de seis decenas de caballos era un número que estaba más asociado a un coche en la década de los 30. Ninguna otra moto de producción estadounidense de la época se la acercaba, y no sería hasta después de finalizar la II Guerra Mundial cuando surgiría más competencia. Crocker usó lo que, probablemente, era la caja de cambios para motocicletas más dura del mundo, una unidad de tres velocidades montada en la sección inferior del chasis.

Tanto la caja de cambios como el propulsor se diseñaron para lidiar con más de un centenar de potros. La capacidad del bloque podía aumentarse fácilmente para aquellos que querían una potencia obscena para la época. De hecho, este modelo era casi un 50 % más potente que su gran competencia local, y Crocker lo sabía. Incluso fue conocida como «el Duesenberg sobre dos ruedas». No cabe duda de que la V-Twin es innegablemente estadounidense.

Crocker V Twin (6)

Crocker V-Twin «Big Tank» (1940)

Esa fue una afirmación que Crocker defendió felizmente, ofreciendo una garantía de devolución de dinero a cualquier piloto que fuese “vencido” por un Harley-Davidson o una Indian. Afortunadamente para él, nunca tuvo que cumplir esa promesa, ya que incluso la por entonces recién estrenada Harley-Davidson Knucklehead era entre 25 y 30 km/h más lenta que la Crocker V-Twin de motor más pequeño. Y también era sensiblemente más refinada de conducir.

La Crocker V-Twin fue ampliamente considerada como la motocicleta de producción más rápida del mundo antes de estallar la II Guerra Mundial. En 1939, Crocker introdujo un modelo nuevo y mejorado, la V-Twin «Big Tank». Sin embargo, como Crocker estaba fabricando durante el apogeo de la Gran Depresión, le resultó cada vez más difícil montar vehículos en pequeñas cantidades, y en 1942 abandonó por completo la producción de motocicletas.

Debido a su rareza y calidad, los modelos Crocker se encuentran entre las motocicletas más caras que un aficionado puede adquirir. En la subasta de motocicletas MidAmerica Auctions en enero de 2007 en Las Vegas, una Crocker «Big Tank» de 1941 se vendió por 207.600 euros. En la subasta de Mecum en 2015, otra «Big Tank» de 1942 perteneciente E.J. Cole se vendió por casi 350.000 euros, y en 2019 se adjudicó una «Small Tank» por más de 740.000 euros.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.