Moto del día: Honda 644 Super Mono

Moto del día: Honda 644 Super Mono

En 1995 fue presentado este prototipo en plena fiebre de monocilíndricas deportivas


Tiempo de lectura: 3 min.

A principios de los 90 hubo una verdadera revolución. Los fabricantes decidieron lanzar al mercado una serie de modelos deportivos animados por motores monocilíndricos. Unos pocos llegaron a la calle como moto de producción para grandes masas, otros pocos como motos exclusivas, de tiradas limitadas y que costaban un ojo de la cara. Y unas pocas se quedaron en simples prototipos cuando vieron que el mercado, salvo casos excepcionales, no buscaba este tipo de moto. Un ejemplo lo tenemos en esta preciosa Honda 644 Super Mono.

Ejemplo de una de estas motos (bueno, dos) que se produjeron en relativamente grandes masas fueron la MZ Skorpion o la Yamaha SZR 660. Por otro lado, la exclusiva Ducati Supermono y la Bimota BB1 de 1994 entran en esos modelos que costaban lo que una casa nueva. Y toda la culpa la tenía la Gilera Saturno 500 de 1987 o la Gilera Saturno Bialbero Piuma, que podemos considerar como las abuelas de todas ellas. Y allá por 1995, con motivo del 31º Salón de Tokio, Honda decidió presentar su propia versión.

La Honda 644 Super Mono nacía como una moto con una clara inspiración italiana, sobre todo por su chasis multitubular. Ojo, que en motos monocilíndricas deportivas los japoneses habían hecho ya sus pinitos con la Honda GB 500 TT de los 80, aunque ahora enfocaba otros usos mucho más radicales. De hecho, la moto innovaba en alguna solución interesante que luego volveríamos a ver en otras motos, como el amortiguador trasero situado en posición horizontal bajo el motor. Iba conectado a un basculante, con refuerzo posterior y tensado por excéntrica que nos recuerda al de la Kawasaki ZRX 1200 R.

Honda 644 Super Mono 02

El motor era un viejo conocido del que hemos hablado la semana pasada. ¿Recordáis la Horex 644 Osca? Pues la coincidencia del 644 en el nombre no es fruto de la casualidad ya que, al igual que la moto germano-japonesa, también usaba el motor de 644 cc de la Honda Dominator. Pero para este prototipo Honda traspasó la tecnología de RFVC (Radial Four Valve Combustion) que ubicaba las cuatro válvulas en una disposición radial y con la bujía en medio. Esto permitía un torbellino en la fase de admisión que permitía una mejor entrada de la mezcla y una combustión más homogénea. No hay datos declarados sobre la potencia, pero si la Horex extraía 50 CV, seguro que la potencia estaba por encima de esta.

Para mantener la temperatura en un intervalo óptimo, se usaba un radiador de aceite pero colocado en una posición para nada convencional, y esto era a la izquierda del faro delantero. No sabemos si en marcha funcionaría como un puño calefactable para la mano del embrague, pero le daba un claro aspecto racing. La instrumentación era también muy compacta, casi idéntica al de la Honda NSR 250 R, pero con una zona roja que comenzaba a las 8.000 vueltas.

Delante, una parte ciclo “pata negra” con una horquilla invertida multirregulable y frenos gordos de la época, con pinzas de cuatro pistones Nissin y discos de freno casi idénticos a los que montaba nada menos que la Honda VFR 750 R (RC45). El toque final lo daban sendos escapes saliendo justo por debajo del colín. Como curiosidad, el neumático trasero era más estrecho de lo que esperaríamos para esta moto, ya que parece un 140 o un 150, cuando lo normal sería un 160.

Sin embargo, y aunque causó expectación, Honda analizó la posible demanda y decidió volver con la Honda 644 Super Mono y dejarla en su museo. Demasiado exclusiva para vender a precio razonable, demasiado cara para que fuese un éxito. Demasiado bonita para que no la recordásemos.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea